Nohemí Matute “Telmo dejó un espacio vacío en nuestro hogar”

0
728

Por: Riccy Ponce

Tegucigalpa.- El 20 de enero 2018, día que iniciaba el denominado “Paro Nacional” convocado por la Alianza de Oposición Contra la Dictadura, para impedir la toma de posesión de Juan Orlando Hernández, presidente ilegalmente reelecto, una familia se quedó sin el sustento de su hogar, después que una ráfaga de disparos por parte de Policía Militar del Orden Público (PMOP), en Sabá, Colón, al norte de Honduras, acabara con la vida de Telmo Isauro Villareal, dejando un espacio vacío a sus familiares.

Así lo expresó Nohemí Suyapa Matute Meléndez, esposa de don Telmo “era un hombre trabajador que adoraba a su familia y que se daba el tiempo para convivir con ellos “hay un vacío en la casa, no pasamos allí a veces me voy para donde mi hijo o para donde mi mamá, y sólo llegamos a dormir porque sentimos ese vacío, esa soledad en el hogar”.

“El venía de donde tiene sembrado su cultivo en la colonia 22 de mayo, que es una sociedad de agricultores, andaba viendo la milpa y cuando pasó por donde estaba la movilización, fue el momento en que estaban disparando por parte de la policía, entonces allí fue donde lo hirieron” expresó a www.defensoresenlínea.com, Nohemí Matute.

La acongojada esposa agregó que, él pertenecía a la cooperativa “22 de mayo” que se dedica a la siembra de maíz, yuca, plátano entre otros, dicha cooperativa está integrada por doce socios, es decir, doce familias dependen de su producción. El salía a las seis de la mañana y regresaba a las cuatro de la tarde y se ponía a ver tele y a jugar con sus hijas.

Noemí estaba preparando el almuerzo, en eso recibió una llamada donde le comunicaron lo que había ocurrido con su esposo “era bien querido allí en Sabá, ellos -los manifestantes- lo recogieron y llevaron al hospital, yo hice alto, y al salir a buscarlo me avisaron de que no me moviera porque ya venían para la casa con él, yo lo recibí muerto a eso de la una y minutos de la tarde”.

La tragedia ocurrió a eso 12:30 del mediodía, la muerte de Telmo fue rápida, él murió como a la 1:00 de la tarde, yo sólo le miré un disparo en el brazo izquierdo que dicen que ese le tocó las venas del corazón, porque yo no lo arreglé, el pueblo fue que se encargó de él, finalizó Matute Meléndez.

Villareal es la primera víctima mortal en el tiempo del paro nacional que fue del 20 al 27 de enero. Su muerte fue a causa de las balas militares,  pero el número 35 en la lista de asesinatos, desde el día de las elecciones el pasado 26 de noviembre, según información del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH).

Por testimonios de amigos de Telmo, se supo en parte de su lucha social por la defensa de los derechos humanos que realizó a lo largo de su vida,el campesino de sombrero en mano, cuyas palabras al caer por el disparo mortal fue “Compa, Ayúdeme