Un mensaje respecto a las próximas elecciones generales 2017 en el contexto del silencio electoral

0
117

La Parroquia San Isidro Labrador, la Fundación San Alonso Rodríguez, la Coordinadora de Organizaciones Populares con ocasión de las elecciones generales del domingo veintiséis, nos dirigimos al pueblo sobre los siguientes puntos, considerando:

1.    Que toda persona tiene derecho de hacer valer su libertad y dignidad personal, decir la verdad, defender la justicia y proteger la patria en una decisión electoral. Su voto debe ser razonado, nadie debe ir presionado, coaccionado, manipulado o comprado. Hay que escuchar la propia conciencia para discernir y decidir el voto.

2.    La Constitución Nacional es el texto fundamental que como hondureñas y hondureños debemos admitir como norma jurídica de convivencia nacional y fundamento del derecho. Es urgente rehabilitar el derecho constitucional porque la ruptura del orden legítimo tras el golpe de estado en 2009, la destitución de cuatro Magistrados de la Corte Suprema de Justicia en 2012, y últimamente la decisión arbitraria que la sala de lo constitucional se atribuyó mediante la sentencia contra el principio de alternabilidad en el ejercicio de la presidencia, derecho que corresponde al soberano. De allí se deriva el desorden social y la falta de credibilidad en las instituciones del estado y el efecto nocivo en la cooperación y las relaciones internacionales.

3.    Que es un derecho legítimo de toda persona elegir y ser electa para un periodo presidencial. La decisión del Tribunal Supremo Electoral respecto a la inscripción de la Candidatura de Juan Orlando Hernández y el general Romeo Vásquez Velásquez es ilegal e ilegítima y constituye delito de traición a la patria, por lo tanto, la reelección presidencial es ilegal e ilegítima y solo puede ser legitima si un nuevo poder constituyente así lo determina. El candidato que esté vinculado a los intereses económicos que violentan la soberanía territorial y administrativa, representa un peligro para la estabilidad de la sociedad Hondureña.

4.    Que la democracia política está por encima de los intereses económicos empresariales. La política no debe someterse a la economía, ambas deben dialogar de manera que sirvan al bien común. Es urgente trabajar por democratizar la economía rompiendo la lógica capitalista expresada en proyectos mineros, hidroeléctricos, ZEDES, Turismo, latifundismo, producción agroindustrial, militarismo, control judicial, carga fiscal, etc, que ponen en riesgo la vida de la gran mayoría del pueblo.

5.    Por último, y ante el ejercicio eleccionario en específico, quienes tengan autoridad en las mesas receptoras, el Tribunal Municipal Electoral y otros órganos, tienen una responsabilidad moral ante la comunidad. Deben respeto absoluto a los resultados sabiendo que el fraude es un delito y una violación al derecho del elector, la denuncia pública, la documentación y la honestidad personal son herramientas vitales para fortalecer la democracia electoral.
La elección es un acto de vitalidad política, por eso exhortamos al pueblo a participar teniendo presente que de su decisión y su constancia cotidiana, depende el futuro de su familia, el municipio y la nación.

Dado en la ciudad de Tocoa, Colon, a los 22 días del mes de noviembre, 2017