Rompiendo el silencio

0
90
Fotos: Giorgio Trucchi

Por Giorgio Trucchi | Rel-UITA

Bertha Oliva es coordinadora nacional del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh) y una reconocida defensora de los derechos humanos. La Rel conversó con ella para conocer sus impresiones sobre los alcances de esta nueva misión de la UITA en tierra hondureña, donde Bertha y el equipo de compañeras y compañeros del Cofadeh nos brindaron su mayor apoyo y solidaridad.

-¿Cuál es tu evaluación de esta nueva Misión de la UITA?
-Esta nueva misión que coordinaba Gerardo (Iglesias) ha dejado buenas expectativas. Vino en uno de los momentos políticos más importantes para el país, donde todo el mundo piensa sólo y exclusivamente en quiénes serán los candidatos en las elecciones nacionales de noviembre.

La misión rompió esta dinámica y volvió a colocar, a nivel nacional e internacional, el tema de la crisis de derechos humanos que hay en Honduras. Una vez más la UITA mostró su compromiso solidario y nos dio una voz de aliento.

Los hallazgos contenidos en el Informe Preliminar presentado en conferencia de prensa fueron un verdadero campanazo para el país.

Ahí se recogen tanto las inquietudes surgidas de los encuentros realizados con exponentes de diferentes sectores y gremios, como las preocupaciones profundas presentadas ante la Secretaría del Trabajo y, conjuntamente al Cofadeh, ante el Ministerio Público.

Se tocaron temas trascendentales como el asesinato de Berta Cáceres, la criminalización del sector campesino y la grave situación de violación de derechos que viven cientos de trabajadoras de las meloneras de la transnacional Fyffes en el sur del país.

Esperamos que dichas autoridades sepan aprovechar este intercambio y las solicitaciones que se les hicieron por la situación de los derechos humanos, la impunidad y la precarización laboral.

-Un compromiso solidario que la UITA ha venido consolidando durante años.
-Un compromiso que, como bien lo dijo Gerardo, no persigue desinformar ni desprestigiar al país, sino dar a conocer la realidad que vive Honduras, contribuyendo en la búsqueda de soluciones y en la construcción de la verdad.

Nos enfrentamos a una crisis de derechos humanos y de indefensión que es producto de la falta de institucionalidad y la aprobación de leyes restrictivas e involutivas, que atentan contra los derechos humanos.

Necesitamos más misiones de observación internacional, para romper el silencio que nos rodea, ejercer presión e incidir en los tomadores de decisiones.

-La UITA se fue, pero se quedó…
-Gerardo fue muy claro en su postura política y su mirada técnica: la Misión se va, pero nuestras organizaciones afiliadas y amigas se quedan a trabajar, para seguir informando y coordinar acciones.

Nosotros acogemos este posicionamiento de la UITA no sólo con satisfacción, sino con compromiso hacia el futuro, para dar seguimiento a todo lo que se ha sembrado en estos días.

Definitivamente lo de la UITA ha sido un acto lleno de solidaridad.

Berta Cáceres
¿Y los autores intelectuales?

-El mundo sigue clamando justicia por el asesinato de Berta Cáceres.
-Desde el principio, el Ministerio Público orientó la línea de investigación hacia la búsqueda de los responsables materiales y no de los que planearon y financiaron el asesinato.

Las 8 personas que tienen presas les sirven como consuelo para las y los que reclamamos justicia a nivel nacional e internacional.

Pero nosotros vamos más allá. El mundo entero clama para que se persigan los mandantes, así como los actos de corrupción que rodean el proyecto hidroeléctrico Agua Zarca, contra el cual Berta luchaba.

Eso no va a ser fácil. El Ministerio Público tendrá que demostrar que realmente va a entrar a combatir la impunidad y la corrupción en el país.

Fuente: Rel-UITA