“Quiero justicia”

0
261

Tegucigalpa.

Por Riccy Ponce
Arnold Flores es un joven de 24 años de edad, que durante una protesta en un sector de Tegucigalpa, recibió un disparo de parte de la Policía Militar de Orden Público (PMOP), que le atravesó las dos piernas. Actualmente se recupera en un centro asistencial y desde su lecho de enfermo “exige justicia”.

Defensoresenlinea.com conversó con él, y sentado en su camilla narró los hechos sucedidos el 30 de noviembre en horas de la noche en la colonia El Pedregal de la capital, cuando un contingente de la Policía Militar disparó bala viva hacia un grupo de manifestantes que expresaba su malestar por el golpe electoral quitando el gane a la Alianza de Oposición contra la Dictadura.

La bala disparada por la PMOP le atravesó las dos piernas
La bala disparada por la PMOP le atravesó las dos piernas

Flores, que aún denota dolor e impotencia, expresó que el jueves 30 de noviembre “estábamos  protestando  por las injusticias  que se ven en nuestro país, por una democracia limpia, por una Honduras de paz, libre de sangre y por todas esas personas que  en su momento no pueden salir a la calle a alzar su voz”.

Indicó que, la lucha es por todas aquellas  personas que vive en condición similar o peor a la que él vive; por todas aquellas personas que en su momento no pudieron luchar y por aquellas más de tres mil personas que murieron debido a la falta de atencion médica debida en el Instituto HOndureño de Seguro Social (IHSS) que ya no pueden alzar su voz.

Mientras avanzaba la conversación, su gestos faciales no ocultaban el dolor al acomodarse, “estaban algunos grupos de oposición compartidos en varios sectores, ya que  había una gran masa de militares que querían acorralarlos, había unos militares que venian de la colonia La Vega, dirigiéndose al Nido De Águilas (centro educativo) para entrar al Pedregal”, narró el joven.

A renglón seguido añadió que, “había otros militares que querían entrar por la colonia <<Óscar A Flores>> y había otro contingente que quería entrar por el lado de la -quebrada- La Guasalona, entonces -los manifestantes- nos dividimos en tres grupos, con el  fin de que no pasaran y no nos reprimieran”.

Los militares para generar miedo golpeaban con sus toletes los escudos y dañaron el techo que cubre el punto de taxis y el techo de varias farmacias y locales comerciales que hay en esa zona. Mientras los defensores de soberanía buscaban refugio en casas cercanas.

“Ellos comenzaron a abrir fuego contra  la gente.  Yo no avancé ni tres metros fuera de la casa -ni tres metros- reiteró. Sólo salí de la casa refugio, y al ver la masa de gente, los militares comenzaron a disparar. Yo sólo escuché los disparos y sentí acalambradas mis dos piernas y fue cuando me desplome”, expresó con la voz entrecortada.

Como pudo, Arnold regresó gateando al refugio dónde estaban y ahí volteó a ver su pierna  y la sitió súper caliente y fue cuando “me vi que estaba desangrándome”,  entonces “el miedo invadió mi ser y comencé a gritar como loco para que me ayudaran, que no me quiero morir, que no me cortaran las piernas, me desmaye creo como cuatro o cinco veces”.

El joven cuenta que recibió ayuda de una señora quien le hizo un torniquete  en las piernas para que él no se desangrara por completo.

Arnold  fue sacado por sus amigos de la casa donde se encontraba para trasladarlo al centro asistencial,  el joven  fue llevado a bordo de un taxi  junto con un menor de edad que también  salió herido de bala viva las fuerzas represoras del estado.

Gravedad de las heridas provocadas  

“Lo que me hicieron a mí no fue solamente un disparo en la pierna, del impacto de bala me rompieron la arteria toral, lo que le llaman regular mente las arteria madre, que es  la más gruesa, por lo tanto es la materia  que más sangre conduce alrededor de todo el cuerpo”, sostuvo el joven desde su lecho de enfermo.

Agregó que “por donde yo vivo como hace tres años a un muchacho le pegaron un tiro allí y el muchacho solo cinco minutos estuvo vivo y se murió, se desangró. Entonces el peligro de esa arteria es letal si los médicos y especialistas que me han visto, han dicho que yo estoy vivo de milagro”.

Arnold Flores puntualizó que “la doctora que me viene a curarme dice que cuando ella me vio en emergencia, lo primero que ella dijo “hay pobrecito el chiqui se quedó sin piernas”, pero ve   Dios tiene la última palabra y no fue así”.

Arnold aseguró que buscará  todas las formas posibles porque  se haga justicia en el caso.

“Quiero Justicia, que se haga responsables las entidades estatales correspondientes a  esto, porque esto no es algo que de la noche a la mañana se va a borrar”, expresó Flores

Asimismo indicó que el impacto psicológico y físico que “yo obtuve con mi familia y seres cercanos es bastante grande,  y  como digo y yo, lo que quiero es que ellos se hagan responsables  y  de no ser así,  yo igual buscaría todas las formas por demandar esto,  sí es posible en las entidades de derechos humanos  internacionales, porque no es justo que esto se quede así y no por mí, sino que  por todas las personas que hemos sido dañadas”.

 Antecedentes

En el informe: Honduras  Crisis Política Post Electoral y su Impacto  en los Derechos Humanos presentado  por COFADEH, indica que  14 Personas perdieron la vida en forma violenta, doce de ellas por la represión en las protestas y aplicación de la suspensión de las Garantías Constitucionales; 51 resultaron heridas, siete de ellas gravemente; 844 resultaron detenidas de las cuales 148 personas fueron acusadas por el delito de Robo Agravado, 3 por terrorismo y 91 expedientes penales han sido abiertos en Tegucigalpa, La Ceiba y San Pedro Sula.

El informe preliminar corresponde a la fecha del 30 de noviembre al 4 de diciembre.