¿Quién será el próximo asesinado en el Aguán?

0
358

Tegucigalpa.

Por Sandra Rodríguez
El Bajo Aguán es una zona conocida mundialmente por uno de los mayores conflictos agrarios que ya registra aproximadamente 150 víctimas mortales en los últimos siete años,  entre campesinos y guardias de seguridad privada al servicio de terratenientes.

En varias ocasiones se ha denunciado desde los líderes campesinos, estrategias y listas con sus nombres para ser asesinados, por lo que la pregunta es ¿Quién será el próximo?, la reciente contenía cuatro nombres, Jaime Cabrera (coordinador de la Plataforma Agraria región Valle del Aguán), Vitalino Álvarez y Jony Rivas (voceros del Movimiento Unificado Campesino del Aguán, MUCA), y José Ángel Flores (Presidente del MUCA).

Así lo declaró a defensoresenlinea.com, Jaime Cabrera, quien no pudo contener el llanto por el asesinato de su compañero de lucha en procesos de recuperación de tierras, José Ángel Flores, (63) con quien mantenía una relación fraterna muy cercana, abatido por motorizados ayer a las 6:10 de la tarde, cuando salía de una reunión en la tienda de consumo del MUCA, en la comunidad La Confianza, Tocoa, Colón.

También perdió la vida Silmer Dionisio George, (35), miembro del MUCA, y que junto a Flores gozaba de Medidas Cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, en el año 2014.

Cabrera expresó que, desde que Flores asumió la presidencia de MUCA, llevó un proceso de pelear con el mismo Estado, trató de que hubiera un diálogo para la readecuación de la deuda adquirida hace cuatro años para ser dueños de la tierra que cosechan con el Movimiento Autentico Reivindicador de Campesinos del Aguán, MARCA.

A esas reuniones llegaban autoridades de la secretaria de Finanzas, dejábamos pospuestas las reuniones y cuando volvíamos ya no era el mismo funcionario, sino otro que nuevamente pedía la información que habíamos dado a su antecesor, continuó Cabrera.

jose flores mucaDirigentes de la Plataforma Agraria y el MUCA, aun recibiendo amenazas y persecuciones, como los antes mencionados, temen correr el mismo destino que José Ángel Flores, sin embargo no se detendrán en la lucha por el derecho a la alimentación, de donde sostienen a sus familias.

El representaste de la Plataforma Agraria del Aguán, dijo que por el asesinato de Flores y George “responsabilizamos al gobierno, al ejército y  la policía, hemos estado reuniéndonos con el comisionado regional de la Policía, de apellido Zapata, porque gozamos de Medidas Cautelares de la CIDH, Sagrario Prudott (encargada de la Secretaria de Seguridad de implementar las medidas cautelares) nos convocó a una reunión en la posta policial de Tocoa, el 1 de septiembre, y vemos que el tema lo han agarrado como juego ya que no llegó, quedamos pendientes que a los 15 días nos íbamos a volver a reunir, pero tampoco se llevó a acabo, sino lo que se ejecuta es la persecución y los asesinatos”.

Aunque pongamos denuncias contra nosotros, y demos nombres y apellidos, las autoridades no realizan acciones en nuestro favor, hemos identificado a algunos empleados de la corporación DINANT (propiedad de la familia de uno de los terratenientes de la zona), número de placa vehicular, interpuesto denuncia en el MP, y no se ha hecho nada, todo sigue igual, afirmó el dirigente campesino.

“Estamos en alerta, no sabíamos quién iba ser el asesinado, en el Aguán se ha corrido una bulla de cuatro asesinados, vamos asumir la responsabilidad de cuidarnos y como continuar nuestro trabajo porque la lucha no la vamos a dejar, los rumores surgen del mismo sistema, los trabajadores de las corporaciones, hay un escuadro de la muerte que lo hemos estado denunciando, hay una persona de seguridad privada que tenía el encargo de asesinar, pero no le dio la conciencia para ejecutar la acción, sino que prefirió contarnos lo que iba a suceder, porque es hijo de campesino”.

Explicó que, en 2015, cuando llegó la Policía Militar, el coronel Jovel Martínez entregó una lista de “Recaudación de 100 cabezas campesinas en el Aguán”, de esa lucha le proviene el asesinato a José Ángel Flores, era un líder que impulsó la lucha, nunca dejó solo a los compañeros, es un golpe fuerte perderlo, reitero que el Gobierno es el principal responsable porque no da respuesta a sector campesino.

Las denuncias se han interpuesto ante el Ministerio Público, en el Comisado Nacional de DERECHOS humanos, CONADEH, al Comisionado de la Policía, pero continúa el silencio y la incertidumbre entre los y las campesinas que temen por su vida, ya que también se registra desapariciones, hostigamiento, persecución e intentos de raptos.

El Gobierno y es el culpable se asesinato de campesinos

Por su parte Jorge Vásquez, coordinador de la Plataforma Agraria región Noroccidental- Valle de Sula, manifestó su consternación  porque Ángel Flores era una compañero a quien el Gobierno le irrespetó las disposiciones internacionales, como la ejecución de medidas cautelares de la CIDH.

“Hoy tenemos que llorar a nuestros compañeros, enterrar a nuestros mártires, y no es justo que en este gobierno de exclusión, persecución criminalización, hostigamiento, entierro y destierra, se nos siga diciendo que Honduras está Cambiando”.

Agregó que, queremos un país diferente, incluyente y participativo, donde se respete la lucha campesina, que la Ley de Modernización Agrícola de una vez por todas se derogue, no queremos una ley que criminaliza, persigue, hostiga y mata a los campesinos y a todos los que buscamos la tenencia de la tierra, por eso desde este espacio estamos denunciando el gobierno de Juan Orlando Hernández que es el culpable de la militarización de la sociedad.
Sabemos que en el Aguán hay una militarización e infiltración miliar en todas las organizaciones, y nos preocupa en gran manera porque el paramilitarismo en el Aguán, se extiende a todo el país, porque cada día se inaugura un nuevo comando militar, y exigimos respeto y a la CIDH que venga a Honduras pero que se siente con nosotros, no con Juan Orlando Hernández, porque él no nos representa y porque somos nosotros quienes estamos poniendo los muertos, afirmó Vásquez.

Flores no buscaba condonación de deuda  

Una de las luchas del presidente del MUCA, José Ángel flores era el tema de la deuda, catalogada como “impagable”, insoportable y por ese motivo se ha buscado la negociación porque no se ajusta ni a pagar los interés, de un préstamo contraído en el año 2012, durante el gobierno de Porfirio Lobo Sosa.

El MUCA y el MARCA han solicitado al gobierno de Honduras un nuevo plan de negocios que permita la readecuación de la deuda de 600 millones de lempiras que tienen por las tierras que les fueron entregadas en el año 2012, y por las que tienen que pagar el MUCA 20 millones de lempiras y Marca 13 millones, solo de intereses.

Pero a partir del 2017, deben cancelar el capital más interés, lo que consideran es impagable, pues por diferentes motivos la producción no ha sido suficiente para cumplir dicho compromiso.

Ángel Flores, sostuvo que no buscaban  una condonación de deuda, sino un replanteamiento de pago. Habiendo agotado todas las instancias para solucionar el problema. “hemos presentado toda la documentación al Instituto Nacional Agrario, INA, Ministerio de Finanzas y al banco Hondureño de Producción y Vivienda, BANHPROVI, pero no nos dan respuesta, es como si quieran asfixiarnos económicamente” dijo Flores a diario La Prensa, el pasado 4 de julio.

Hoy los cuerpos sin vida Flores y George, son velados por compañeros del MUCA, después que desconocidos les dispararan ayer, cuando salían de una reunión de trabajo junto a unas 40 personas más en la comunidad de La Confianza, donde residían en el Bajo Aguán, sumando a 125 víctimas mortales, según datos del Observatorio Permanente de Derechos Humanos del Bajo Aguán, OPDHA.