Paso a paso realiza su sueño de volver caminar

0
67

Tegucigalpa.

Por Sandra Rodríguez
Neptalí Esquivel es un campesino del Bajo Aguán que acompañaba una protesta social en el 2012, cuando fue cruelmente atacado por policías y militares que reprimían la manifestación magisterial.

Los uniformados lo creyeron muerto, después fue trasladado al hospital de La Ceiba, donde le intervinieron quirúrgicamente la pierna izquierda, pero una mala práctica, lo dejó inválido.

El Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH, medió para que su caso fuera atendido en Tegucigalpa, y en febrero del 2016 nuevamente lo operaron, logrando poco a poco volver caminar con pasos firmes y mucho positivismo, para seguir en la lucha campesina organizada y ayudar a su familia.

Su primer apoyo fue un palo de madera, y en un encuentro que tuvo con Wilfredo Yánez, en el COFADEH, el padre del niño asesinado por militares en mayo del 2012, Ebed Jassiel, le dijo que tenía un bastón de metal en su casa, y horas después se lo entregó.

Esquivel, de 36 años de edad, es padre de seis hijos, y no ha sido fácil darles lo necesario, debido a las limitaciones físicas provocadas, sin embargo, ha tenido el apoyo de sus compañeros del Movimiento Unificado Campesino del Aguá, MUCA, incluso su presente –asesinado en octubre pasado- José Ángel Flores, recibió con mucha alegría la noticia de parte de defensoras de ddhh del COFADEH, quienes les notificaron que esta organización le ayudaría con la operación, otorgándole permiso y colaborando económicamente en lo que pudiera, una sonrisa y estrecho de mano fue su reacción en enero del 2016, cuando fue visitado en su oficina ubicada La Confianza, Tocoa, Colón.

Esquivel no ha detenido su lucha por la defensa de los derechos humanos que no se limita solo a la tenencia de la tierra, sino a mostrar solidaridad con otros grupos sociales. El día del ataque quedó en medio de un brutal desalojo que ejecutaron militares del XV Batallón de Fuerzas Especiales y policías de Tocoa y Sonaguera contra una manifestación pacífica acompañando al magisterio hondureño que exigían respeto a sus conquistas laborales.
La familia de Esquivel, nunca perdió la esperanza de que un día volviera a caminar sin la ayuda de aparatos ortopédicos, el médico le ha recomendado usar zapatos especiales para nivelar sus pasos.

Neftaly Esquivel de 36 años fue presidente de la Empresa Asociativa Nuevo San Esteban, más tarde se unió al Asentamiento Campesino Marañones en el valle del Aguán y actualmente es Secretario del Asentamiento Campesino La Confianza. Ahí la comunidad siembra plátano, yuca, granos básicos y caña de azúcar.

Su agradezco COFADEH, nunca será suficiente, declaró mientras caminaba por una calle capitalina cercana a la clínica donde le dejan citas cada vez más distanciada. En estos viajes desde Colón recorre más de 500 kilómetros, pero por su mejoría ya no viaja en ambulancia.

Ataques de militares y policías en la impunidad

Los responsables de este hecho siguen en la impunidad, para el caso, en abril de 2011, el COFADEH presentó una denuncia ante la Fiscalía Especial de los Derechos Humanos en la que insta al Estado de Honduras a que se adopten las medidas necesarias para garantizar la vida e integridad de las víctimas y se inicie un proceso exhaustivo e imparcial de investigación y los que resulten culpables sean requeridos ante el tribunal de competencia mediante requerimiento fiscal.

La solicitud también incluyó que las autoridades brindaran el listado de los agentes policiales y militares que participaron en la represión, así como los comandantes del operativo y se establezca la responsabilidad de la cadena de mando.

Copia de la denuncia también fue remitida a la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a la Relatoría Especial contra la Tortura de Naciones Unidas, Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) y a la Comisión de Verdad, a través de su Coordinadora, Elsy Monge, con el objetivo de que quedara constancia de los hechos.

El COFADEH denunció por Abuso de Autoridad, Falta a los Deberes de los Funcionarios, Atentados, Detención Ilegal, Lesiones Graves y Golpes y Tratos Crueles Inhumanos y Degradantes contra varias personas y señalando como responsables de estos hechos aparte de los agentes que participaron, al presidente del régimen, Porfirio Lobo Sosa, al ministro de Seguridad, Oscar Álvarez Guerrero y el ministro de Defensa Marlon Pascua.