“Papel mojado” son Leyes a favor de mujeres si no tienen presupuesto

0
196

Por: Sandra Rodríguez

Tegucigalpa.- Aunque existan Leyes que favorezcan a los derechos de las mujeres, si no tienen recursos para ejecutar sus acciones son como “papel mojado”, según el parecer de la directora del Centro de Estudios de la Mujer-Honduras (CEM-H), Suyapa Martínez.

Lo anterior fue manifestado esta mañana, luego de una conferencia de prensa ofrecida por el CEM-H, La Vía Campesina Honduras y el Centro de Estudio para la Democracia (CESPAD), en Tegucigalpa, para exigir que se incluya el presupuesto etiquetado en temas de políticas de mujer en la aprobación del Presupuesto General del Republica 2018.

La defensora feminista afirmó a defensoresenlinea.com, que, pese a existir leyes contra la violencia doméstica, aunque el Congreso Nacional haya tipificado el femicidio como delito, y exista la política en derechos humanos, si esto no tiene recurso económico asignado, de nada les sirve.

Por lo que, “la población debería entender que, si no está asignado el billete para la implementación de esas leyes, estamos en la nada”.

Detalló que si bien, han tenido logros, estos no han avanzado. Los casos de los Juzgados especializados en violencia doméstica se dieron en una ley del año 1997, 20 años después sólo existen dos (Tegucigalpa y San Pedro Sula), los cuales están desbordados y sólo tienen asignado el uno punto tres por ciento (1.03%) del presupuesto de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), el cual para el año 2017 fue de 2,176 millones de lempiras.

Martínez se pregunta ¿Para dónde se va el dinero? Cuáles son las prioridades del Poder Judicial o las del Ministerio Publico (MP) que otorga menos del dos por ciento (2%) asignado a la Fiscalía Especial de la Mujer, de un total de 1,715 millones de lempiras para el año que recién finalizó.

La disponibilidad de fondos es escasa para la atención especial integral, la lucha por la creación de las unidades contra la violentas de las mujeres, y esto suma menos del tres por ciento (3%) del presupuesto destinado a la ejecución de leyes en favor de las mujeres.

“Por favor aterricen y etiqueten el presupuesto”, fue el llamado que hizo la defensora a las autoridades del gobierno encargadas de esta función. Desde octubre el Congreso Nacional no ha realizado labores, y para las próximas horas se ha convocado a los y las diputadas para tratar el tema del Presupuesto General de la Republica, días antes de que se instale una nueva legislatura y se concretice la ilegal reelección de Juan Orlando Hernández, el Poder Ejecutivo.

En Honduras hay ocho artículos que hablan de la inversión en género, obligatoriedad y lineamiento en favor de las mujeres que representa el 52 por ciento (52%), de la población 8.5 millones de hondureños y hondureñas. Sin embargo, no se le permite a la mujer decidir el rubro para cada acción que le beneficie, eso es “un sueño el que tenemos”, afirmó Martínez.

Actualmente, se está demandando 40 millones de lempiras anuales para la unidad de investigación de muertes violentas de mujeres y femicidios, que serviría para fortalecer las unidades de Tegucigalpa y San Pedro Sula y abrir una nueva en ciudad de La Ceiba.

La deuda es igual a impunidad

femicidio-referencia-2Cabe señalar que en femicidios del año 2006 al 2009 había un promedio anual de 228 casos, sin embargo, del 2010 al 2016 subió a 514, y hubo una leve baja a 409 en 2017 y 463 en el 2016; para la representarte del CEM-H, no importa si la cifra sube o baja, sino que el 95 por ciento (95%) de casos están en la impunidad, el año 2016 sólo uno fue condenado como femicidio.

La deuda política hace que no se reflejen bien los casos, no hay autopsias adecuadas ni investigación por lo que el resultado es la impunidad, declaró Martínez.

Además, consideró que, en el actual momento político, las más afectadas son las mujeres, pues sufren porque son sus hijos e hijas, especialmente los jóvenes quienes salen a las movilizaciones y los más atacados.

Y si son mujeres mayores que queremos asistir, nos complicamos si estamos enfermas. Además, corremos el riesgo que si nos reprimen tampoco podemos correr. Situación que las pone en desventaja ante la falta de inversión en políticas públicas de salud, atención judicial y otras.

Asimismo, en el caso de defensoras de derechos humanos en riesgo, no está funcionando el Consejo Nacional de Protección para las y los Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia el Consejo Nacional de Protección, hasta suspendieron la Asamblea que va ser después, por lo tanto no hay, declaró Suyapa quien es representante de organizaciones de sociedad civil defensoras de derechos humanos, junto a Eddy Tábora del Comité por la Libre Expresión (C-Libre); y representantes suplentes Jessica Sánchez del Grupo Sociedad Civil (GSC) y Donny Reyes de la Organización Lésbico Gay Arco Iris.

Lamentó que cuando el Consejo estaba funcionando tampoco daba la atención requerida para la protección de defensores y defensoras de Derechos humanos, periodistas, comunicadores sociales y operadores de justicia en riesgo.

Entre las consideraciones hechas públicas este día por Suyapa Martínez del Centro de Estudios de la Mujer (CEM-H), Wendy Cruz de la Vía Campesina, Francisco Saravia del Centro de Estudio para la Democracia (CESPAD), y la Plataforma 25 de Noviembre, en el marco de la aprobación del Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República (2018), ante el Congreso Nacional y la ciudadanía en general son las siguientes:

– Que, ante la presión ejercida por las organizaciones de mujeres y feministas, en 2015 el Congreso Nacional aprobó lo siguiente en las Disposiciones Generales del Presupuesto (DGP):

  1. A) Incluir la perspectiva e inversión de género etiquetado para las mujeres en la planificación estatal del Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República.
  2. B) Destinar el cinco por ciento (5%) de las transferencias municipales para los programas de la Mujer.
  3. C) Cumplir con las acciones afirmativas de artículos que disponen la utilización de fondos de la OABI y de la Tasa de Seguridad para favorecer acciones en pro de la seguridad de las mujeres.

Entre las demandas está que, a pesar del incremento del presupuesto para el 2018 del Instituto Nacional de la Mujer (INAM), sus fondos siguen siendo insuficientes para que el INAM realice la totalidad de sus funciones asignadas, robustecidas con el surgimiento de Ciudad Mujer. Esta situación presupuestaria mantiene al INAM en una situación difícil, ya que su presupuesto debería de rondar los 80 millones de lempiras, similar al presupuesto de la Dirección de Niñez y Adolescencia y Familia, que es de 139 millones.

“Exigimos al presidente del Congreso Nacional, la Comisión de Presupuesto y las y los Congresistas que prioricen los recursos para las mujeres y cumplan con la deuda histórica que tienen con las mujeres, pues sin recursos cualquier política y/o legislación se convierte en papel mojado”.