Organizaciones indígenas exigen justicia y respeto a sus derechos

0
127

Tegucigalpa.

Por Sandra Rodríguez
En 1994, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), estableció el nueve de agosto para conmemorar y reconocer los derechos de las poblaciones indígenas, que asciende al 5 por ciento de la población mundial.

En Honduras están los grupos étnicos Lenca, Pech, Tawahkas, Tolupanes, Maya-Chortis, Garífunas, Isleños, Misquitos y Nahuas. En su mayoría con carencias en sus derechos económicos y sociales, ataques a sus líderes y persecución a quienes defienden los bienes y el territorio común de la naturaleza.

Este año, el tema para el Día Internacional de las Poblaciones Originales o de los Pueblos Indígenas, es ’10 aniversario de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas’, que conmemora el establecimiento de la carta que protege a los pueblos y establecen los derechos colectivos e individuales, como: la cultura, la identidad, el idioma, empleo, salud y educación.

Los pueblos indígenas representan una gran diversidad: más de 5000 grupos distintos en unos 90 países y se habla aproximadamente siete mil lenguas del mundo.

La representante de la Coordinadora Indígena del Poder Popular Honduras (CInPH), Olivia Marcela Zúniga Cáceres, expresó que hoy es un día para recordar a todos y todas aquellas personas que murieron por defender nuestra Pacha Mama y la vida.

Como hija de la lideresa Indígena Berta Cáceres Flores, y a nombre de su familia ¡Exigimos Justicia para Bertha Cáceres, y quienes fueron asesinados por defender la vida, compartió a través de redes sociales, Zúniga Cáceres!

Es un día para exigir justicia por todos los compañeros y compañeras de América Latina y todo el mundo.

Berta Cáceres fue co-fundadora y coordinadora hasta el día de su asesinato del Consejo de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), en el 2015 recibió el premio Goldman al medio ambiente, por su lucha en la defensa del Río Gualcarque, zona ancestral y sagrada del pueblo Lenca, al occidente del país.

Por su parte, el Movimiento Independiente Indígena Lenca de La Paz-Honduras, MILPAH, dirigido por Felipe Benítez, comendó públicamente la aprobación de leyes sin cumplir los parámetros internacionales de la consulta libre, previa e informada; así como el plan de nación y visión de país, Ley de concesiones hidroeléctricas, mineras, ley Monsanto que es la Ley de Semillas, Ciudades Modelos o Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE), Ley Fundamental de Educación, entre otras.

MILPAH considera que al entrar en vigencia estas leyes, han traído consigo conflictos territoriales, violando derechos humanos y muertes, sólo para poner un ejemplo el asesinato de Berta Isabel Cáceres, el 02 de marzo del 2016, donde están involucrados empleados de la empresa Desarrollo Energético (DESA), y que todavía no están presos los autores intelectuales, entre otros.

“Exigimos al gobierno de Juan Orlando Hernández, que si deberás quiere ayudar al pueblo indígena de Honduras, que derogue esas leyes dañinas y racistas que dividen al pueblo hondureño”, expresa el comunicado difundido por MILPAH.

El día también es oportuno para solidarizarse con la compañera Suyapa Martínez, directora del Centro de Estudios de la Mujer-Honduras (CEM-H), quien está siendo criminalizada en el juzgado de Tegucigalpa, por la empresa DESA. Las compañeras de esta organización han acompañado y formado a un grupo de mujeres lencas de MILPAH.

Y agrega que, así como son de ágiles para dictar sentencia y criminalizar a mujeres defensoras de derechos humanos, nos preguntamos ¿Qué ha pasado con un centenar de denuncias que hemos interpuesto como MILPAH, en contra de los dueños de hidroeléctricas y autoridades involucradas?

Honduras es catalogado como uno de los países más peligrosos para defender los derechos humanos. En febrero pasado, desconocidos llegaron a la casa del líder Tolupán y profesor José Santos Sevilla, arreciando de ese modo con la reserva humana que defiende el planeta.