Olivia Zúniga Cáceres: “Ninguno de los que están en la cárcel es un autor intelectual”

0
427

Tegucigalpa.

Por Marvin Palacios
Olivia Marcela Zúniga Cáceres, la hija mayor de la dirigenta indígena lenca Berta Cáceres Flores, asesinada el pasado 2 de marzo, dijo a www.defensoresenlinea.com que después de la captura de un sexto implicado en el crimen de su madre, el próximo paso para las autoridades hondureñas debería ser el castigo con todo el peso de la ley de los autores intelectuales.

Esperamos que en base a la información que supuestamente tiene este sujeto de apellido Rápalo, el próximo paso sea que las autoridades  detengan a los autores intelectuales, sin embargo nosotras reconocemos y lo hemos denunciado que el estado de Honduras no ha demostrado ninguna voluntad política para resolver el crimen de mi mamá, señaló Zúniga Cáceres.

Agentes de investigación capturaron en la aldea El Ocote, San Pedro Zacapa,  Santa Bárbara, el pasado 8 de septiembre, a un sexto implicado en el crimen.

Se trata de Elvin Heriberto Rápalo Orellana (21), alias “Comanche”, al cual se señala como coautor de los delitos de asesinato contra Berta Cáceres Flores y tentativa de asesinato en contra del testigo protegido de nacionalidad mexicana y reconocido ambientalista, Gustavo Castro Soto.

Elvin Heriberto Rápalo Orellana (21),  alias “Comanche”, se le señala como coautor de los delitos de asesinato contra Berta Cáceres Flores
Elvin Heriberto Rápalo Orellana (21), alias “Comanche”, se le señala como coautor de los delitos de asesinato contra Berta Cáceres Flores

No tenemos información de que a Gustavo Castro se le haya pedido hacer el reconocimiento del rostro de Elvin Rápalo, creemos que si la Agencia Técnica de Investigación (ATIC) y la Fiscalía han procedido a hacer esta detención,  creemos que es porque tiene sustento científico, sin embargo el capturado no es un autor intelectual, ninguno de los que están en la cárcel, es un autor intelectual, aseguró Zúniga Cáceres.

Como el caso está en secretividad, nosotras desconocemos si se está investigando a los autores intelectuales, si se va a proceder a hacer detenciones y en base a eso tenemos alguna información de que supuestamente Elvin Rápalo, es una persona muy vinculada a la empresa Desarrollos Energéticos S.A. (DESA), especialmente la dirección ejecutiva de la empresa, a la gerencia general de DESA que es la que tiene para nosotros, un grado de autoría intelectual dentro de este crimen y nosotras lo hemos recalcado desde el inicio, comentó la hija mayor de Berta Cáceres Flores.

Los familiares necesitan saber quién contrató, quien pagó y quién dio la orden para acabar con la vida de Berta Cáceres Flores

Zúniga Cáceres indicó que “hemos responsabilizado a DESA de este crimen, en base a eso,  nosotras creemos que las autoridades del estado de Honduras pueden tener ya información certera sobre quién dio la orden; porque esta es una persona pues supuestamente contratada por la empresa dedicado al sicariato; en base a eso creemos que el estado ya puede tener información con nombres y apellidos; si es que lo desconocía, sobre los asesinos intelectuales en el caso de mi mamá”.

“Para saber quién les pagó, quién los contrató, quién les dio la orden para que acabaran con la vida de mi mamá, entonces eso si apuntamos,  nosotras como víctimas seguimos exigiendo justicia, seguimos exigiendo el esclarecimiento de los hechos, que se nos permita tener acceso a la información dentro de este caso; un proceso judicial donde se han cometido irregularidades y cosas ilegítimas como negarnos el derecho al acceso a la información sobre el caso de mi mamá”, detalló Olivia Marcela Zúniga Cáceres.

Agregó que por eso exigimos que se instale la Comisión Internacional Independiente y que se cancele de manera definitiva el proyecto “Agua Zarca”, dado con una concesión ilegal en el golpe de estado.

Elvin Heriberto Rápalo Orellana es el sexto implicado en el asesinato de la Coordinadora General del Consejo Cívico de Organizaciones Populares de Honduras (COPINH), Berta Cáceres Flores.

Rápalo Orellana  acompañará en la cárcel al gerente ambiental de DESA, Sergio Rodríguez, al teniente Douglas Bustillo, al mayor del ejército Mariano Díaz y a los gemelos Edilson y Emerson Duarte.

Berta Cáceres Flores fue ultimada en su casa en la residencial El Líbano en La Esperanza, Intibucá, la noche del  2 de marzo pasado, por varios hombres que la atacaron a tiros a ella y a Gustavo Castro Soto, ambientalista mexicano y testigo clave del crimen.