No queremos la minería que mata, nuestra lucha es por la vida

0
134

Pespire, Choluteca.

Pespire en el departamento de Choluteca, que cuenta con más de 25 mi habitantes y con 10 aldeas y unos 150 caseríos, es un municipio donde no existen formaciones montañosas de importancia desde el punto geográfico, pero no se debe pasar desapercibida la existencia de varias colinas y cerros de altura significativa.

Este municipio, como muchos otros del país, están sufriendo el festín de concesiones mineras, metálicas y no metálicas, que desde hace un par de años se dieron en el país, con la confabulación de falsos inversionistas del ramo y funcionarios corruptos de la administración pública.

Honduras es un país rico en recursos naturales a pesar de haber sido saqueado durante los trescientos años de la conquista española y la posterior presencia de aventureros que gozaron de jugosas concesiones otorgadas por los gobiernos de turno.

Las comunidades del municipio de Pespire, consciente de los daños ambientales y de salud que deja la explotación minera, se oponen rotundamente a las actividades legales e ilegales que según ellos afectan ampliamente sus territorios en el sur del país.

Desde el momento que se informaron que en ese sector del país comenzaría a explotarse la actividad minera, han persistido en su lucha para evitar que la minería dañe sus recursos, principalmente los yacimientos de agua, de donde se abastecen todas las comunidades y el casco urbano del municipio.

Periódicamente los vecinos realizan reuniones en las comunidades para concienciar a los habitantes de los daños que podría dejar a corto y largo plazo si se permite la actividad minera en el municipio de Pespipe; es un arduo trabajo que realizan los defensores ambientales de la zona, aglutinados en varias organizaciones del sector que los respaldan en su lucha por su oposición a la explotación minera.

La proyección de videos de cómo esta actividad ha dejado daños en otros países y principalmente en el valle de Siria en el departamento de Francisco Morazán, Honduras, son los materiales que se utilizan para concienciar a la población de lo dañino que es la minería a cielo abierto.

German Lagos, un joven de este municipio que desde hace unos dos años se integró a la Red de Defensores y Defensoras de Derechos Humanos del Sur (Redehsur), que conformara desde hace varios años en la zona el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh), señala que Pespire está cercado por todos lados, ya que la explotación minera que se pretende hacer en ese municipio es desde los cuatro puntos cardinales.

“Le estoy hablando de los cuatro puntos cardinales entonces eso indica que quedamos cercado por todos lados. Entonces estamos hablando del total del municipio el que sería afectado porque usted bien sabe cuánto recorre un río y cuando queda contaminado también cuanto recorre y cuanta tierra deja infectada será una contaminación total en el municipio, señaló el defensor de los derechos humanos a defensoresenliea.com.

Asimismo agregó que el proyecto de la minería en el municipio de Pespire se mantiene latente, nada más porque usan estrategia para atacar, pero nosotros como pobladores estamos más activos que nunca. Ahorita está pasivo todo, no se escucha ningún ruido, pero de repente llegan sin avisar.

Indicó que no se duerme, que están en constante movimiento, realizando reuniones e investigando como están los procesos de otorgamiento de exploración y explotación minera para ese municipio.

“Continuamente siempre estamos haciendo reuniones el buen grupo grande que hay ahí que aglutinan al comité. Estamos proponiendo estrategias porque en esta lucha no es de dormirse porque no se sabe hasta dónde va a parar”.

El alcalde esta con la misma perspectiva de que está apoyando a las comunidades, pero como se le está llevando un proceso y va llegar un momento donde vamos a saber la verdad si él firmó ese contrato para el proyecto minero, o de verdad nos está apoyando, según sea la resolución de las autoridades competentes, señaló Germán Lagos.

De acuerdo a la información que tienen conocimiento los comités en contra de la minería en Pespire, son cuatro proyectos mineros que se quieren explotar en este municipio ubicados en los cuatro puntos cardinales.

“Lo calificamos un desastre que quieran instalar la minería en los cuatro puntos cardinales del municipio. Nos sentimos súper incomodos, porque es como que nos caiga el cielo encima. Si nos tocan los cuatro puntos estamos en un círculo sin salida y esta es la lucha para que no se dé este proyecto”, sentenció Germán Lagos.

Hay un proyecto que le llama Cerro Libo que está en la parte este del municipio; el proyecto de la Mesa que está ubicado en la parte oeste, en la aldea San Juan Bosco; proyecto del río Chiquito que está enclavado en la aldea Cacautare y el otro se ubica en el cerro El Majastro en la parte sur del municipio.

En el cerro El Majastro nace una cantidad de agua que abastece a muchas comunidades y al casco urbano del municipio.

El líder de los derechos humanos también denunció que se rumorea que hay otras concesiones para este municipio, pero de estos no se conoce con lujo y detalles de los mismos.

De acuerdo a la información que poseen los ambientalistas de este municipio la explotación en algunos casos es no metálica, donde se quieren llevar la piedra y la arena, y también se habla que hay oro, carbón y otros de muchos valores. Es decir se quieren llevar todos los minerales y dejarnos sin nada, sostuvo el entrevistado por defensoresenlinea.com.

Asimismo indicó que gracias a al apoyo de las organizaciones nos mantenemos unidos. Adepe (Asociación de Desarrollo Pespirense) es una organización muy beligerante ahí en la comunidad, está continuamente trabajando con la gente y hablando sobre los efectos de la minería y eso da un valor súper agregado para nosotros los que vivimos en las comunidades y nos motiva a seguir adelante en esta lucha.

“Hay gente muy luchadora y saben que esta lucha es por la vida de todos, de los animales, de todo el ser vivo que pueda existir ahí y si no lo hacemos vamos a morir despacito, despacito, que nos va a doler más y preferimos morir en la lucha”.

Lo mejor es que estamos bien organizados y eso nos da estabilidad en la lucha para lo que puede venir más adelante siempre continuando en la lucha por la defensa de nuestro territorio, finalizó diciendo el defensor de los derechos humanos.