Más de 2 mil 500 ejecuciones arbitrarias se han registrado durante el gobierno de JOH

0
3572

Tegucigalpa.

Por Marvin Palacios
Casa Alianza-Honduras, a través del  Observatorio de derechos de los niños, niñas y jóvenes,  reveló en un informe, que en el transcurso de los treinta y cuatro meses de gobierno de Juan Orlando Hernández, se han registrado 2,550 muertes violentas y/o ejecuciones arbitrarias de niñas, niños y jóvenes menores de 23 años en el país.

Este registro se basa solamente en los datos obtenidos mediante el monitoreo de los medios de comunicación escrita del país, por lo que la cifra puede estar muy por debajo de todos los casos que realmente han sucedido.

Por otra parte, solo en el mes de noviembre del año en curso,  se registraron 60 casos de muertes violentas o ejecuciones arbitrarias de niñas, niños y jóvenes menores de 23 años.

Del total de las ejecuciones arbitrarias, los datos indican que 57 correspondieron al sexo masculino y 3 al sexo femenino. En lo que respecta a las edades, entre los 0 y 17 años,  se reportaron un total de 15 víctimas y entre los 18 y 23 años un total de 54 muertes.

Para el grupo de edad entre los 0 y 17 años, las víctimas de sexo masculino fueron 13 y las de sexo femenino 2. En las edades entre 18 y 23 años, las muertes de sexo masculino fueron 44 y la de sexo femenino fue 1.

Si se compara las muertes violentas de octubre (76 casos) con las de noviembre (60 casos) se registra una disminución de 16 casos.

Los municipios que presentan la mayor cantidad de casos de muertes violentas de menores de 23 años son San Pedro Sula con 12 casos y el Distrito Central con 21 casos.

Los departamentos del país en los que se registró un mayor número de ejecuciones arbitrarias y/o muertes violentas de menores de 23 años son,  Cortés con 27 casos y Francisco Morazán con 25, concentrando entre los dos departamentos el 86% a nivel nacional.

De los 60 casos registrados en noviembre, la principal causa de muerte es la provocada por heridas de bala (arma de fuego) con el 66.6 por ciento de los casos, luego las muertes provocadas por asfixia,  por estrangulamiento con el 11.6 por ciento y las muertes por causa no determinada,  con el 13 por ciento de los casos.

Durante noviembre, los medios de comunicación escritos del país reportaron la muerte en forma violenta de 210 personas, lo que representa una cifra de 7 muertes violentas diarias. Del total de las muertes, 189 fueron del sexo masculino, 21 del sexo femenino.

97 casos corresponden a niños, niñas y jóvenes menores de 30 años, representando el 46 por ciento de las víctimas. Los casos reportados están en edades entre 3 y 70 años.

Es de hacer notar la incidencia de homicidios múltiples ocurrida durante noviembre. En total se registró en los medios de comunicación escrita,  la muerte de forma violenta de 25 personas, las que ocurrieron en 6 matanzas.

La principal causa de las muertes violentas durante noviembre fue la provocada por armas de fuego con el 67.6 por ciento de los casos, seguido por las provocadas por arma blanca con el 6.6 por ciento, luego las producidas por asfixia con el 5.7 por ciento y por último las provocadas por objeto contuso;  con el 1.9 por ciento. En un 18 por ciento de los casos,  no se determinó la causa de muerte.

Es importante resaltar que se evidencia un incremento de casos en los cuales se encuentran los cuerpos con señales de tortura previa a la ejecución, dentro de sacos, bolsas plásticas, amarrados con sogas o envueltos en sábanas y las víctimas son estranguladas hasta la muerte.

De la información recopilada durante noviembre, en el 90 por ciento de los casos se desconoce la identidad del responsable de las muertes, lo que significa casi siempre impunidad para los autores materiales.

Existe la percepción en la ciudadanía que la policía de investigación solamente hace la labor de levantar el cuerpo y entregarlo a sus familiares si estos lo reclaman, mientras que la muerte del niño o la niña,  solamente representa un expediente más en los archivos judiciales.

Durante los últimos 18 años, particularmente entre febrero de 1998 a noviembre de 2016 se han registrado en el país 11,844 casos de ejecuciones arbitrarias y muertes violentas de niños, niñas y jóvenes menores de 23 años.

Asimismo durante noviembre de este año, se presentaron casos de ejecuciones en grupo, donde dos o más jóvenes fueron asesinados, ya sea que hayan sido raptados y llevados a zonas retiradas de la ciudad o en las calles de los barrios y colonias, en canchas de futbol e incluso dentro de sus propias casas.

La violencia de género continúa afectando a las niñas, adolescentes y mujeres de Honduras. Datos preliminares indican que entre enero y octubre de 2016 se han registrado 388 muertes violentas de mujeres, presentándose la mayor vulnerabilidad en edades de 15 a 39 años (68.8%), esto según el Observatorio Nacional de la Violencia (ONV) de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) .

Para las edades de 0 a 19 años, las muertes violentas de niñas y adolescentes suman 77 casos, lo que representa un 19 por ciento del total de víctimas.

Se estima que hasta octubre había más de dos mil 500 denuncias por violencia doméstica en la ciudad de San Pedro Sula, -el año anterior fueron 4,468-. De igual manera, se han presentado 1,574 denuncias por agresiones sexuales y a la fecha hay unas 1,574 mujeres desaparecidas.