Lepaera conflictivo en asuntos políticos y en materia de derechos humanos es mucho peor

0
50
Oscar Antonio Henríquez

Tegucigalpa.

Oscar Antonio Henríquez, miembro de la Red de Defensores de Derechos Humanos de Lempira, denunció a defensoresenlinea.com que es víctima de amenazas por parte de miembros del Partido Nacional afines al alcalde Edgar Murillo Cruz del municipio de Lepaera, por ejercer el trabajo de defensa de los derechos humanos y por su activismo político.

Henríquez también denunció que en una reunión que sostuvo con la corporación municipal de Lepaera, donde él se presentó como miembro de la Red de Defensores de Lempira, el alcalde Murillo le expresó que los pobladores de ese municipio no tienen derecho y que la Policía Preventiva y la Policía Militar del Orden Público tenían que enderezarlo porque era un pueblo de gente salvaje, de animales.

Ante tal expresión, el defensor de los derechos humanos se sintió sorprendido porque las palabras salieron de la máxima autoridad del municipio de Lepaera, como es su alcalde.

“Yo le dije que Lepaera no es un pueblo de animales, es un pueblo lleno de personas dignas. Si yo vengo a quejarme es porque estoy en representación de una red de defensores, pero pareciera que al alcalde no le interesa eso, no le interesa el derecho, el derecho a la vida, discrimina a la gente más pobre”, sostuvo el miembro de la Red de defensores de Lempira.

Asimismo expresó que él en Lepaera hace su trabajo como defensor y que eso causa malestar en las autoridades militares, policiales y municipales, lo que le ha provocado ciertos problemas, donde últimamente se siente amenazado de parte de las autoridades municipales del pueblo de Lepaera, que preside el alcalde Edgar Murillo Cruz.

“Me siento amenazado porque yo también ando haciendo un trabajo político, soy defensor de la vida, defensor de los derechos humanos, pero nadie me puede quitar las aspiraciones políticas a mi tampoco”, sostuvo Henríquez.

Agregó que como ciudadano está en contra de toda la injusticia y quiere que la justicia prevalezca en una Honduras distinta en los pueblos, que la situación cambie y no siga esta represión.

“No tenemos derechos ningún ciudadano ni aun nosotros que somos defensores de derechos humanos, a veces nos sentimos humillados porque nuestras autoridades nos dicen aquí no hay derecho de ninguna clase”, siguió denunciando el miembro de la Red de defensores de Lempira.

Amenazas políticas

Oscar Antonio Henríquez que también es de la oposición política del actual gobierno, anda en un carro parlante con publicidad contra la reelección y continuismo del presidente Juan Orlando Hernández y también utiliza ese medio para concienciar a la población, principalmente a los jóvenes, para que conozcan sus derechos, que conozcan los artículos de la Constitución de la República.

“Yo lo ocupo también para decirle a la gente lo que dicen algunos artículos de la Constitución y ese mensaje lo escucha la gente. Entonces la juventud, la niñez y los viejitos asimilan ese mensaje, y ahora hay un repudio en contra de nuestras autoridades, tanto a nivel nacional como departamental y municipal”.

Ese trabajo de concienciación ha generado que Oscar Antonio Henríquez sea objeto de amenazas por parte de activistas del Partido nacional afines al alcalde Municipal de Lepaera, donde han llegado a insultarlo y trataron de incendiarle una motocicleta en la que él se moviliza para realizar ciertas actividades en defensa de los derechos humanos.

“Ya hemos recibido amenazas de partes de policías municipales, de la corporación municipal, de igual manera militante del partido Nacional y todos me imagino que son enviados por una autoridad municipal”, sentenció Henríquez.

El defensor de la vida confesó que Lepaera en asuntos políticos es muy conflictivo y que en materia de derechos humanos es mucho peor.

“En materia de derechos humanos no me dejan trabajar, me toca arriesgar el pellejo, arriesgar mi vida y mi familia a veces no quiere que yo siga en esto porque estoy arriesgando mucho la vida en materia de derechos humanos”, expresó Henríquez

Además indicó que es para tener de enemigos a las autoridades municipales ya que son con las únicas que ha entrado en conflicto y además señaló que cuando se reunió con la corporación municipal les advirtió que “si a mi me pasa algo los únicos enemigos míos van a ser ustedes, porque yo en el pueblo no tengo enemigos, y si aparezco  por ahí los culpables son ustedes.

Finalmente enfatizó que el alcalde Edgar Murillo dijo que no se pueden practicar los derechos humanos en Lepaera, y en verdad en ese municipio no hay derechos humanos, y si nosotros que hacemos esa labor, como le digo, arriesgamos la vida.