Las madres de la memoria

0
140

En Honduras es el segundo domingo de mayo, en pocas horas la fecha dedicada a las mujeres madres, a las convocantes, las que a toda prueba dan su propia vida por los demás.

En Argentina esta semana el gobierno siniestro de Macri, el de la derecha latinoamericana, pasó un decreto llamado el 2X1, que beneficiaba a los genocidas, los asesinos de la dictadura de 1976, responsables de más de 70 mil desaparecidos y desaparecidas.

Pero las madres de la Plaza de Mayo estaban ahí, salieron con sus pañuelos blancos y casi de inmediato llenaron de pueblo las anchas calles del Gran Buenos Aires, e hicieron retroceder a los sátrapas.

Con las madres de la memoria convertidas en pueblo, el senado argentino echó para atrás semejante despropósito y ahora la ley de excarcelación no incluye torturadores, asesinos ni genocidas.

En México, Miriam Rodríguez — la mujer que logró por sus propios medios hallar los restos de su hija Karen en una fosa común y que encarceló a sus asesinos – nos deja con su muerte imprevista un legado de amor a toda prueba.

Los asesinos de Miriam eligieron el 10 de mayo de esta semana, Día de la Madre en México, para quitarle la vida en su casa creyendo que iban a silenciar a San Fernando, Tamaulipas.

Esta noche encendemos una luz de memoria a la vida eterna de Miriam Rodríguez, la madre que nos recuerda en Honduras a Tita, Concepción, Bertilia, Fidelina, Getrudis… las madres de la desaparición forzada en Honduras asesinadas por la impunidad.

Estas mujeres que entregan su condición humana por sus hijas e hijos, que han llorado frente a los poderes públicos, en los medios de comunicación, y que han sido asesinadas por el silencio de los cobardes, ese que produce impotencia, tristeza y dolor.

A todas las madres que lloran hoy por la violencia de una elite cachureca y liberal, que pretende continuar sembrando de muertos el país y robándose el dinero de la gente, les decimos esta noche que no están solas.

Aquí está nuestra voz, mujeres valientes, verdaderos seres extraordinarios que han trazado el camino de la dignidad a todo un pueblo.

El dolor de ustedes no ha sido en vano ni será inútil. No está lejano porque está cerca el día cuando su llanto se convierta en la estocada popular de estas ratas corruptas que quieren continuar.

Un clavel a la memoria de las heroínas de la lucha por la vida, las madres latinoamericanas que nunca se rindieron, que nunca se rendirán, porque dirán siempre: de los hechos y de los hechores, ni olvido ni perdón.

Editorial del sábado 13 de mayo de 2017 de Voces contra El Olvido