Jueza y militares “por las buenas” pretenden expropiar a habitantes de la isla Exposición

0
537

Por: Riccy Ponce/Sandra Rodríguez

Amapala, Valle.- Habitantes de la isla Exposición, en la zona sur del país, han perdido la tranquilidad desde que la Jueza de Letras de Amapala, en el departamento de Valle, Iris Amanda Hernández junto a miembros de la Fuerza Naval de Honduras (FNH), les ordenó que deben abandonar sus tierras.

Son más de 15 familias que habitan las tierras de Explosión, ubicada entre la comunidad de Coyolito y la Isla del Tigre, en el Golfo de Fonseca. Aquí se encuentra la Península de Zacate Grande, dónde los y las pobladoras enfrentan persecución judicial, militar y de terratenientes por defender el suelo que habitan desde hace décadas.

Apenas inicia el año 2018, y la zozobra hace extenso enero, pues a los y las pobladoras, solo tienen este mes de plazo para abandonar la isla, sin saber para donde ir, porque allí es donde tienen su vida, dedicada al cultivo y la pesca artesanal.

Aunque no se les ha citado legalmente, el desalojo según indicación judicial debe darse en este mes de enero y “tienen que retirarse por las buenas de la isla”, denunció en defensoresenliena.com, Pedro Canales, presidente de la Asociación para el Desarrollo de la Península de Zacate Grande (ADEPZA).

La orden de desalojo, -según los pobladores- se debe a que allí se instalará un destacamento militar.

Cabe señalar que desde agosto pasado hay presencia de la FNH en la comunidad de Puerto Grande, dónde opera la cabina de la radio comunitaria La Voz de Zacate Grande (LVZG) y el Campamento Internacional de Observación de DDHH.

La presencia militar es con la excusa de evitar actos delictivos y actividades de “casas locas” (centros de tortura), lo cual no han demostrado por que es inexistente, han afirmado defensores de derechos humanos y vecinos de Zacate Grande.

Es así como el nuevo ataque que reciben de parte del Poder Judicial y las Fuerzas Armadas, ha puesto en alerta a la población, y es obligatorio que se informen sobre el proceso legal y las posibles medidas a tomar en vista de proteger su hábitat.

Canales comentó que, la semana anterior se llevó a cabo un conversatorio, en Puerto Grande, a la que asistieron pobladores de isla Explosión y demás vecinos, la gente mostró su preocupación, y afirmaron que no se van a salir de allí, por lo que otras comunidades de la zona sur están dispuestas a apoyarlos.

Zacate Grande fue la primera comunidad que se manifestó y ofreció su apoyo a los habitantes de esa zona, “después del conversatorio, nos fuimos para “La Isla Exposición” y acordamos realizar una <<gran asamblea>> en la isla, invitando a todos los sectores a nivel nacional y las 24 comunidades del municipio de Amapala, anunció Canales.

La isla Exposición es la primera de las 13 islas que forman el Parque Nacional Marino del Golfo de Fonseca, donde iniciarán trabajos de instalación de la primera “ciudad modelo” o Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE), a pesar del rechazo de la ciudadanía del sur de Honduras, y es la tercera isla más grande del departamento de Valle.

La gente manifiesta que van a salir de allí amarrados o muertos; aunque la amenaza de desalojo fue en los últimos días de octubre, no habían hecho bulla porque estaban confiados en que las autoridades recapacitaran, pero ahora se dan cuenta que la situación va en serio, agregó Canales.

La vigilancia militar es lo que hizo que denunciaran públicamente las amenazas de desalojo, pues los uniformados han estado tomando fotografías a las casas construidas en las diferentes playas de la isla Exposición.

La pequeña Isla, con una extensión territorial de 4,995.436 hectáreas, se sitúa en el Golfo de Fonseca y forma parte del Parque Nacional Marino del Golfo de Fonseca (PNMAGF), un archipiélago compuesto por 13 islas: Conejo, Exposición, Garrobo o San Carlos, Sirena, Inglesera, Violín, Coyote, Pacar, Comandante, Las Almejas, El Padre, Los Pájaros y Zacate Grande.

La ZEDE será exclusiva para quienes tienen el poder económico, mientras que las familias que habitan esas tierras desde varias generaciones, son desalojados y hasta encarcelados por desear una zona libre de terratenientes.