Honduras: Agresión armada contra el defensor lenca Víctor Vásquez

0
174

El 13 de enero de 2017, oficiales del ejército le dispararon en la rodilla al Sr. Víctor Vásquez, mientras este asistía a un hombre herido durante un desalojo violento en Santa María, La Paz.

Víctor Vásquez es el Presidente del Consejo Indígena de Simpinula en Santa María, La Paz, y el líder local del Movimiento Indígena Independiente Lenca de La Paz (MILPAH), los cuales defienden el derecho del pueblo indígena lenca a la auto-determinación y a sus tierras ancestrales. El defensor ha sido amenazado en repetidas ocasiones por apoyar a grupos de campesinos en La Paz en actividades de recuperación de tierras que consideran haber sido privatizadas ilegalmente por las autoridades locales.

El 13 de enero de 2017, Víctor Vásquez acompañaba a integrantes del Grupo Campesino 9 de Julio, quienes habían sido amenazados con ser desalojados por las autoridades locales. El grupo ocupaba tierras que habían sido privatizadas y vendidas ilegalmente por autoridades locales. Alrededor de las 9 de la mañana, aproximadamente entre 150 y 200 militares y policías llegaron al área y comenzaron a desalojar violentamente a los campesinos usando gas lacrimógeno. En ese momento el defensor de derechos humanos Víctor Vásquez comenzó a filmar los eventos con su teléfono celular. Cuando los campesinos empezaron a correr para escapar de la agresión, uno de ellos se quedó atascado en un alambre de púas. Víctor Vásquez regresó para asistir al compañero que se había quedado atascado y ayudarle a liberarse, cuando recibió un disparo en la rodilla. Varios otros campesinos fueron heridos de bala como resultado del operativo. Organizaciones locales que brindan apoyo a defensores y defensoras de derechos humanos están acompañando a Víctor Vásquez en su recuperación.
Víctor Vásquez ha sido anteriormente perseguido y amenazado por terratenientes locales, por el alcalde de Santa María, Sr. Gabino Agrieta Gálvez y el gobernador de la misma municipalidad, Sr. René Melgar Argueta.

Defensores y defensoras lenca y sus comunidades han estado bajo ataque constante en Honduras. Integrantes de MILPAH en La Paz han sido blanco de acoso judicial, amenazas de muerte, incendio provocado, intentos de asesinato y hasta asesinatos, como resultado de sus actividades en defensa de sus tierras ancestrales y el medio ambiente mediante la aplicación del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre consulta previa, libre e informada. Muchos de sus integrantes son beneficiarios de medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, incluyendo la ganadora del Premio 2016 de Front Line Defenders para Defensores y Defensoras de Derechos Humanos en Riesgo Ana Mirian Romero.

Front Line Defenders expresa su preocupación por el repetido uso de violencia por parte de autoridades estatales contra defensores y defensoras de derechos humanos en Honduras y condena enérgicamente esta agresión violenta contra el defensor Víctor Vásquez, así como la represión generalizada contra integrantes de MILPAH.

Front Line Defenders urge a las autoridades de Honduras a:

1. Realizar una investigación inmediata, exhaustiva e imparcial sobre la agresión contra Víctor Vásquez, con vista a publicar los resultados y traer los responsables ante la justicia de acuerdo con estándares internacionales;

2. Tomar todas las medidas necesarias, en consulta con el defensor, para garantizar la integridad física y psicológica de Víctor Vásquez, así como los demás integrantes de MILPAH;

3. Brindar y cubrir el costo del tratamiento médico para Víctor Vásquez, incluyendo apoyo psicosocial;

4. Cesar el ataque contra defensores y defensoras de derechos humanos en Honduras, particularmente la instrumentalización de autoridades estatales para violentar a defensores y defensoras de derechos humanos en Honduras;

5. Garantizar en todas las circunstancias que todos los defensores y defensoras de derechos humanos en Honduras puedan realizar sus actividades legítimas de derechos humanos sin miedo de represalias y libre de toda restricción, incluyendo ataques por fuerzas de seguridad pública.