Hombres vestidos de militares dispararon a miembro de REDEHSUR

0
2000

Choluteca.

Por Sandra Rodríguez
Ronnie Hareth Portillo es un joven de 24 años de edad, defensor de derechos humanos y líder político en su comunidad. Hoy se encuentra hospitalizado, con sondas y dependiendo de su mamá, tras un disparo que lo puso en estado crítico.

La noche previa a las elecciones primarias, Portillo junto a otra persona, viajó unos 40 minutos desde Morolica a Apacilagua, municipios de Choluteca, región sur del país, para transportar documentación respectiva para los comicios.

A eso de las 7:30 de la noche, cuando iban de regreso hacia Morolica, unos hombres vestidos de militares y cubierto el rostro, le dispararon a Portillo en dos ocaciones, impactándole una bala en el costado izquierdo, pero el joven, que se transportaba en motocicleta, continuó la marcha.

“Parate ahí vos hijueputa, me dijeron, yo iba a una velocidad que no podía detenerme, igual no lo hubiera hecho porque los vi vestidos de militares; sentí un impacto en mi cuerpo, sin saber que era y decidí avanzar hasta Morolica o dónde pudiera o que alguien me conociera”, relató desde la camilla del hospital dónde fue intervenido quirúrgicamente.

Portillo decidió irse adelante porque llevaba los documentos de identificación necesarios para ejercer el sufragio. Ya con el disparo, empezó a perder el equilibrio, su compañero creyó que era por el mal estado de la carretera, sin saber que iba herido.

La policía de Apacilagua, que estaba en labores relacionadas al cuidado de las elecciones, fue alertada que había un incidente en la carretera cerca de una melonera, al llegar al lugar encontraron a Portillo, quién fue auxiliado por unos vigilantes.

Edgar Martínez, policía clase I, de Apacilagua,  quien dio acceso al libro de incidentes a las procuradoras de derechos humanos del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH, expresó que no es común ese tipo de hechos en la zona, y que tampoco se puede decir cuál es el móvil del crimen porque no hay una investigación.

Según el expediente médico, Portillo recibió un impacto de bala en el dorso izquierdo y fue ingresado con pérdida de conciencia. “Cuándo desperté ya estaba con sondas en el hospital, no supe más o si se ha investigado el caso”, afirmó el defensor.

El miembro de la Red de Defensores y Defensoras de Derechos Humanos del Sur del país, REDEHSUR, expresó que no tiene ningún temor, sin embargo lamenta que los ataques a la población aumenten la impunidad ante la falta de investigación.

Las condiciones de salud en el hospital del sur, son precarias, desde el hacinamiento hasta la falta de medicamentos. Más de 20 internos están en camillas muy cercanas unas de otras, más las visitas y familiares, apenas dan paso al personal médico a cargo.

El sábado 11 de marzo, Jareth acompañó a otro, llevaba documentación de identificación para seguidores del Partido Liberal de Honduras, uno de los partidos históricos electoreros, cuándo hombres vestidos de militares le disparon.

Hace quince años, en noviembre del 2001, el aspirante a diputado Ángel Pacheco León, fue asesinado en el departamento de Valle, región vecina de Choluteca.

El día de las elecciones, también era velado el cuerpo del aspirante a diputado por el Partido Nacional de Honduras, que junto al Liberal marcaron el bipartidismo, hasta el 2009 con el golpe de Estado y el sufrimiento de nuevos partidos políticos opositores.

En esas elecciones, resultó ganador el nacionalista Ricardo Maduro, el Estado hondureño no fue capaz de hacer justicia por su político, y ahora enfrentará juicio ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Co-IDH.

La familia de Pacheco León es representada por el COFADEH, la audiencia será el próximo jueves 23, en la ciudad de Guatemala.