Gisseli Montoya: “Los militares no cumplen con su palabra”

0
296

Tegucigalpa.

Por Riccy Ponce
Mientras participaba en el paro nacional de este viernes para exigir se respete la voluntad del pueblo ejercida en la urnas el pasado 26 de noviembre, la joven Glendy Gisell Montoya Aguilar (19), fue detenida por miembros policiales y llevada a la posta policial de la Cuarta estación ubicada en el Zonal Belén.

Montoya Aguilar desde muy tempranas horas acudió al llamado de la Alianza de Oposición contra la Dictadura para participar en el paro nacional, donde se unió a varios vecinos de su colonia en la 21 de febrero, para exigir se respete el sufragio ejercido en las pasadas elecciones del 26 de noviembre.

Como a eso de las 11:00 de la mañana Montoya Aguilar fue detenida por miembros policiales, fue agredida físicamente y subida a una patrulla, junto al joven Freddy Varela (44) y trasladados a la bartolina de la cuarta estación.

Montoya al salir de las celdas expresó que la policía no es de confiar ya que  no cumplen con su palabra, “ellos nos habían dado un tiempo reglamentario para que estuviéramos en el lugar, ellos incumplieron la orden que habían dicho y empezaron a gasear mucho como a las 11 de la mañana.

También agregó que no tuvieron opción más que correr desesperadamente y se metieron a un lugar sin salida y allí fue donde la policía empezó a agredirlos físicamente.

“Me golpearon el antebrazo y me halaron del pelo y me decían que si me pagaban por venir aquí y les dije que no, que era opción de nosotros andar protestando por nuestro derecho”, señaló.

Por su parte el joven Freddy Varela dijo a defensoresenlinea.com que ellos estaban pacíficamente protestando y que fue  mal tratado por elementos policiales.

“Yo recibí golpes en todo el cuerpo, me desmaye y así  me llevaron de arrastradas a la patrulla y nos acusaron de escándalo en la vía pública, cuando estábamos protestando de manera pacífica”.

Ambas personas fueron detenidas en la calle principal de la colonia 21 Febrero a la altura de la Escuela Roberto Suazo Córdova, donde andaba alrededor de 46 agentes de la Policía Nacional, desalojando a los protestantes que tenía tomada una calle en el sector.

Personal del  El Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH) hizo el acompañamiento y hasta las 5:00 de la tarde los dos jóvenes fueron liberados.