Familia canadiense solicita ayuda para liberar a Edwin Espinal, preso político hondureño

0
2440
Raúl Alvarez y Edwin Robelo Espinal, presos políticos recluidos en “La Tolva”

Ontario, Canadá.

Por Sandra Rodríguez
Una familia de Elmvale, está haciendo un pedido al gobierno Federal, debido a que un ser querido fue encarcelado injustamente en Honduras. Se trata del líder social Edwin Rovelo Espinal, quien permanece en el Centro Penitenciario de Morocelí, conocido como “La Tolva” desde el pasado 20 de enero.

El llamado lo hace Janet Spring, madre de la defensora de derechos humanos Karen Spring, quien convive desde hace ocho años con Robelo, por lo que está haciendo lo que esté a su alcance para ayudar a su liberación, según destaca una nota de prensa digital en CTV News Barrie.

El hondureño de 41 años fue arrestado el mes pasado, luego de una masiva protesta por la victoria del presidente Juan Orlando Hernández, quien ha sido reelecto ilegalmente en dicho cargo.

karen y edwin“El gobierno de Hernández fue muy duro con los manifestantes. Arrestaron a muchos trabajadores en favor de la democracia”, dice Spring.

La hija de Spring, Karen Spring y Espinal, trabajan para la Red de Solidaridad de Honduras en América del Norte. Es un grupo que aboga por la solidaridad con el movimiento social hondureño.

“Estamos muy preocupados por su seguridad porque él está en una prisión de máxima seguridad. También estamos preocupados por la seguridad de Karen, porque ella está vinculada a él, y por su trabajo en Honduras”, dice Spring.

Ella ahora está pidiendo al gobierno canadiense que actúe. Ella ha escrito correos electrónicos a la Ministra de Relaciones Exteriores Chrystia Freeland, pero no ha recibido respuesta. CTV Barrie también se comunicó con Foreign Affairs para hacer comentarios, pero nuestros intentos no fueron devueltos, expresa la publicación en el medio de comunicación.
El parlamentario Alex Nuttall también ha escrito cartas a Freeland, y el diputado Bruce Stanton está haciendo lo mismo.

“Posiblemente estaría en una posición positiva trabajar a través de los canales para encontrar algún tipo de solución para lograr que el señor Espinal salga de prisión”, dijo Stanton.

Spring afirma que seguirá presionando al gobierno canadiense para ayudar a liberar a Espinal.

Hasta la prisión

Edwin Espinal ha sido perseguido desde el golpe de estado del año 2009 en Honduras, siempre se le vio en las caravanas de motociclistas que encabezan las movilizaciones sociales, pero en las dos ultimas semanas, ya no está.

Y fue justo a bordo se su motocicleta que, la noche del 19 de enero agentes de la Dirección Policial de Investigación (DPI), lo interceptaron y capturaron sin orden de captura, y desde entonces está privado de libertad acusado por los delitos de incendio agravado, daño agravado y dos delitos de portación ilegal de armas de tipo casero. En audiencia inicial la defensa logró que se le quitara el cargo de asesinato en su grado de ejecución de tentativa, actualmente se prepara un recurso de Apelación, en favor de Espinal.

El miércoles anterior, Karol Cárdenas, del Área de Acceso a la Justicia del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), como su defensa, visitó a Espinal en “La Tolva”, donde permanece en una celda de dos metros cuadrados y solo ve la luz del sol dos horas al día.

Espinal ha ido a prisión por su convicción política de un país más justo, la ultima vez que fue detenido, estaba en una manifestación pacífica por la defensa de un área verde en la colonia Kennedy, al oriente de la capital hondureña. Fue el 08 de septiembre anterior, después de varias horas, Mery Agurcia, procuradora de DDHH del COFADEH, logró su liberación. El defensor fue golpeado, torturado y amenazado por un policía que se dijo llamar “Brad Pitt”.

El COFADEH ha representado a Edwin Robelo Espinal en las diferentes acciones legales desde el 2009. Y desde el 2010 tiene medidas cautelares emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), MC 221/10, y a raíz de un allamiento ilegal de parte de agentes policiales a su vivienda, la CIDH le otorgó nuevas medidas con el registro MC376/13, pero los ataques contra el defensor continuaron, hasta tenerlo hoy como un preso político.