En Honduras o se criminaliza a los estudiantes o se les mata

0
309

Tegucigalpa.

Alarmados y preocupados se encuentran las autoridades del instituto Central Vicente Cáceres de Tegucigalpa, debido a que en menos de cinco días dos estudiantes de ese centro educativo han sido asesinados en circunstancias aún no esclarecidas por la policía de investigación.

“Estamos pasando una tragedia porque los estudiantes de nuestro instituto están siendo víctimas de la criminalidad de manera continua”, manifestó Cornelio McCarthy, director del instituto.

Para los padres y familiares de estos dos jóvenes que fueron encontrados sin vida en diferentes puntos de la Capital, es preocupante y a la vez lamentaron la negligencia de las autoridades policiales, porque no actuaron desde el momento que se interpusieron las denuncias de sus desapariciones.

El día 23 de junio familiares de una jovencita de apenas 15 años, que la buscaban día y noche, fue encontrado su cadáver en una hondonada en el Anillo Periférico de la Capital.

La menor, que respondía al nombre de Rebeca Abigail Torres cursaba el segundo curso del ciclo común, y había sido reportada por sus familiares como desaparecidas desde hace varios días.

Cuatro días después el dolor y la consternación se hizo nuevamente presente al instituto Central Vicente Cáceres cuando se informó que en un solar de la colonia Nueva Esperanza fue encontrado el cuerpo sin vida de Olman Adalid Castillo de 18 años, estudiante del último año de carrera.

Familiares indicaron que el joven de 18 años además estudiar, trabajaba los fines de semanas para cubrir los gastos de sus estudios y también lamentaron la negligencia de la policía porque no hicieron nada el día que su hijo desapareció.

Por su parte el director del instituto informó que “en lo que va del año ya llevamos cinco muertes de alumnos y no sabemos qué es lo que está pasando, porque cuando menos acordamos nos dicen que han matado a un estudiante del Central y nosotros pedimos que se investigue esto”.

A finales de marzo de 2015, la menor de 13 años, Soad Nicole Ham Bustillo, quien había participado en una toma de las instalaciones del instituto Central y que criticara fuertemente la gestión del presidente Juan Orlando Hernández y del ministro de educación Marlon Escoto, fue encontrada sin vida en un sector de la colonia Tiloarque de Comayagüela.

Un día anterior a ese crimen, tres estudiantes del Instituto Jesús Aguilar Paz fueron asesinados en un sector de la Capital.

Las víctimas respondían a los nombres de Elvin Antonio López (19), Darwin Josué Martínez (21) y Diana Yareli Montoya de 21 (ésta última falleció en un centro asistencia días después debido a la gravedad de las heridas).

Además en mayo de 2015 otra joven de 18 años del instituto Central, quien era testigo protegido por el crimen de la alumna del mismo colegio, Soad Nicole Ham Bustillo, su cuerpo sin vida fue encontrado en la colonia El Carrizal Dos. La joven estaba en estado de embarazo.

La situación que vive los estudiantes del país es preocupante, ya que unos están siendo criminalizados y otros aparecen ejecutados en circunstancias no esclarecidas por los entes investigativos.

Cuando los alumnos realizan tomas como forma de presión para que las autoridades educativas atiendan sus demandas, estos son reprimidos por las autoridades policiales y luego son objetos de levantamientos de perfiles, dejándolos vulnerables porque posteriormente son objetos de seguimiento y vigilancia.

Desde que se levantó un movimiento estudiantil al interior de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH)  para exigir revisión de las reformas académicas, más de un centenar de estudiantes han sido judicializados y tres condenados, por los delitos de usurpación en perjuicio del Alma Máter.

El movimiento estudiantil, que todas las semanas realiza acciones como medidas de presión, está exigiendo que cese la criminalización de la protesta estudiantil, que se extingan todos los procesos judiciales y administrativos, y la renuncia de Julieta Castellanos, Belinda Flores y Ayax Irías.

Además, exigen participación estudiantil en todos los diferentes espacios donde la población estudiantil tenga información y conocimiento que es la Junta de Dirección Universitaria, que es el Consejo Universitario, elecciones estudiantiles transparentes e incluyentes.

Hay una crisis universitaria donde hay un estado de ingobernabilidad que ya se le salió de las manos a Julieta Castellanos, solo hay autoritarismo, represión y criminalización para detenernos en la defensa de nuestros derechos, y estamos dispuestos a defender los derechos universales amparados en leyes y convenios nacionales e internacionales, sostienen los protestantes.