El caso Sequeira: Los relatos que trajeron al presente el dolor de una pérdida

0
276
De izquierda a derecha: Dilcia Maribel Sequeira, Javier Canales y Digna Emérita Canales

Siguatepeque, Comayagua.

Por Marvin Palacios
Transcurrió el segundo día del juicio incoado contra 7 policías y un oficial, que participaron en forma directa o por omisión  en las torturas que condujeron a la muerte a Mario Sequeira, en la propia sede policial de esta ciudad; en un hecho bochornoso que involucró a agentes del estado de Honduras.

En la audiencia del martes 13 de junio, un testigo protegido habría revelado mediante testimonio ante un juez calificado, que el 2 de junio de 2010, el jefe policial de la Jefatura de Siguatepeque de aquel entonces, el Sub Comisario, Nazir López, después de permitir y consentir a varios de sus subalternos  la aplicación de torturas “dio la orden de que botaran a Sequeira”.

Lo que quiso expresar el testigo protegido fue que el oficial habría ordenado deshacerse del cuerpo de la víctima que sucumbió a manos de agentes policiales.

El Comisario Nazir López, separado de la Policía Nacional en 2016, está acusado por el delito de autor de torturas por omisión, ya que desde su posición jerárquica, pudo haber evitado los abusos cometidos por sus subalternos.
El Sub  Comisario Nazir López, separado de la Policía Nacional en 2016, está acusado por el delito de autor de torturas por omisión, ya que desde su posición jerárquica, pudo haber evitado los abusos cometidos por sus subalternos.

“Yo estaba en la clínica Munguia y vi que entró un policía gritando para que atendieran a un muchacho. Vi al muchacho en ropa interior en la patrulla, salió la doctora, estaba otro policía y el guardia. La doctora le dijo a uno de ellos que ya estaba muerto”.

Así declaró un testigo que cubría completamente su rostro y cuerpo con un traje negro y que hablaba frente al tribunal desde una pequeña cabina habilitada en la sala.

Mario Sequeira estaba muerto. Su cuerpo fue sometido en el patio de la Jefatura Policial durante aproximadamente una hora a garrotazos, patadas y golpes. Los policías descargaron una furia inexplicable contra Sequeira, detenido minutos antes por protagonizar escándalo público en el hotel Gómez.

Otra persona que declaró ante el Tribunal de Sentencia, al que se identificó como el testigo protegido X2 – 10, reveló que el 2 de junio de 2010, alrededor de las 11:00 de la noche, se encontraba detenido en una de las bartolinas  junto a otros privados de libertad.

“Esa noche entró un hombre bañado en llanto, lágrimas y dolor. Lo ingresaron como a media noche, lo garroteaban, lo amarraron con un lazo. Como una hora fue el puro dolor de llanto y tortura; el hecho fue en las pilas, atrás de la pared de la celda…dos policias halaban un lazo, por las pilas fue torturado, se oía que soplaban como una manguera para revivirlo”,  reveló el testigo.

En la audiencia también testificó Dilcia Maribel Sequeira, hermana de Mario Sequeira. Ella dijo al tribunal que al día siguiente de la detención se dirigió a la posta policial, pero que en el camino una vecina le preguntó si era cierto que habían matado a su hermano.

Dilcia Maribel se angustió, llegó apresuradamente a la Jefatura Policial para preguntar por su hermano, y allí,  Nazir López le dijo a un agente que le hiciera varias preguntas relacionadas a su hermano.El agente le dijo también que tendría información en el Ministerio Público.

Decidió no permanecer mucho tiempo en ese lugar y camino hacia el Ministerio Público de Siguatepeque, encontró a su madre y hermano que no pronunciaron palabras. No podía creer que su hermano estaba muerto.

Dilcia Maribel dijo al tribunal que su hermano era el sostén de su familia, que había emigrado a Estados Unidos y que no se veían desde hacía 11 años.

“Mi hermano era como el padre que no tuvimos, venía ilusionado con terminar la casa a mi mamá. No hay nada que llene el vacío que el dejó”, dijo entre lágrimas.

Esas mismas lágrimas corrieron por las mejillas de Digna Emérita Canales, la madre de Mario Sequeira que ha estado presente en el juicio. Ha sido un doble sufrimiento para doña Digna Emérita, pues, escuchar los relatos de los testigos, es abrir una herida sangrante y acrecentar el dolor permanente de lo que implica perder a un hijo bajo condiciones violentas.

En el segundo día del juicio sobre el caso Sequeira, el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh) conjuntamente con la Fiscalía de Derechos Humanos, presentaron al tribunal; pruebas documentales, periciales y testimoniales que fueron aceptadas por el órgano jurisdiccional.