Día de la mujer hondureña

0
312

Tegucigalpa.

En el marco del “Día de la Mujer Hondureña”, organizaciones feministas salieron a las calles a protestar y a conmemorar 62 años de lucha por su derecho al voto e igualdad de condiciones con los hombres.

Al aproximarse al Congreso Nacional se encontraron con grandes cordones de seguridad integrados por miembros de la Policía Militar del Orden Publico PMOP, los viejos de la Policía Nacional pero con nuevo uniforme “que mucha gente los confunde con empleados de la Bimbo o con guardias de seguridad” y por la seguridad privada del Legislativo, bajo las órdenes del Coronel Bueso Romero.

Algunas personas aseguraron que los militares obedecían las órdenes del segundo al mando de la seguridad privada, quienes (la privada) supuestamente en su mayoría están compuesta por hombres cuyo aspecto físico se asemeja a extranjeros venezolanos o colombianos.

El sufragio es una importante conquista política para la población femenina hondureña en la que fueron reconocidos sus derechos políticos a través del Decreto No. 29 de 1955 aprobado en el gobierno de Julio Lozano Díaz.

Sin embargo a pesar de que existe en el marco legal la obligatoriedad de la cuota mínima del 40% de partición política de las mujeres, únicamente el 24 por ciento integran el Congreso Nacional y 24 mujeres han llegado a ser alcaldesas, esto es el 8% del total de las alcaldías en el país.

Sostuvieron que el pensamiento patriarcal de los Legisladores de ayer aún prevalece en los de hoy, por eso sigue siendo válido el reclamo de la heroína nacional “Visitación Padilla” en 1952 que exigió al Congreso de esa época, citaron: “venimos a demandar el reconocimiento de un patrimonio jurídico, ético, social, moral y político que nos ha correspondido y corresponde como seres humanos y que durante milenios nos han negado los hombres, quienes de facto, monopolizan y retienen para su personal provecho.”

Como todos los años denunciaron la constante violación a los derechos humanos de las hondureñas; señalaron que en los últimos cinco años registraron más de 3,000 femicidios de los cuales únicamente el 5% han sido resueltos, de igual forma los delitos sexuales contra mujeres suman un promedio de 2,879 denuncias anuales y más del 95% están sin respuesta del Ministerio Publico.

Responsabilizan directamente al sistema de justicia que practica la “injusticia” por la gran influencia política y de poderes facticos; ejemplificaron que en la lista de los 45 abogados entregada al Legislativo por la Junta Nominadora, existe una cantidad que carecen de méritos en su trayectoria de carácter profesional y otros han sido sujetos de denuncias en el ejercicio de su profesión o de la Judicatura.

Se pronunciaron en contra de la aplicación de un modelo económico que ha asumido el gobierno que empobrece, enferma, violenta y cansa a las mujeres, calificaron al gobierno de Juan Orlando Hernández como ineficiente, ya que sus derechos se encuentran invisibilizados con la imposición de un “Código Penal”  que pretenden vender como “moderno” amparados en la reducción de las penas, especialmente en lo que se refiere a los derechos sexuales de las mujeres, en manifiesta violación a los derechos humanos y como resultado de la intervención de las jerarquías religiosas que vergonzosamente se asignan voceros de las divinidades celestiales.

Aprovecharon para condenar que el gobierno sigue destinando recursos para fortalecer a las instituciones militares, en donde el presupuesto de Defensa ha tenido un incremento entre los años 2013 y 2015 del 33% mientras que a salud y educación les han recortado los fondos, lo cual tiene un gran impacto en la vida de las mujeres.

Ellas continúan en la lucha por la ratificación del Protocolo Facultativo de la Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer CEDAW y del convenio 189 de la OIT que protege a las trabajadoras domésticas, ya que el gobierno ha olvidado las recomendaciones que le hicieron en el Examen Periódico Universal EPU.

Suyapa Martínez directora del Centro de Estudios de la Mujer CEM-H manifestó indignación ante el hecho que no les permitieron llegar a los bajos del legislativo, porque “después del golpe de Estado los grupos de poder con la burguesía se tomaron el país, no sé porque no nos dejan pasar, el años pasado nos colamos disfrazadas de brujas, pero hoy es imposible por las vallas de seguridad que han puesto”.

Martínez adujo que se les niega el derecho a la libertad de expresión al no dejarlas llegar a los congresistas para que escuchen sus peticiones, aseguro que “no han callado nuestras voces, ni las van a callar, aquí estamos como cada 25 de enero, protestando para que los miembros de la nueva Corte de Justicia no esté ligada a actos de corrupción porque esa lista de 45 ya está premiada, demandamos que vuelvan a la lista de los 200 y que elijan las personas más probas”.

La feminista indico que como la Junta Nominadora se la tomo el gobierno y las iglesias, ellas no confían en que la elección de la nueva Corte tenga independencia, ya que la actual esta infiltrada por los otros poderes, por ende no podrán tener una verdadera justicia para las mujeres.

Por su parte Merly Eguigure del Movimiento Visitación Padilla más conocidas como “Las Chonas” expreso que “la demanda más importante que traemos es un cese a la violencia y los femicidios de las mujeres en Honduras”.

Suspiro al decir que no tienen mucha fe que la próxima Corte Suprema de respuesta a las demandas y actué a favor de los intereses y demandas de las mujeres porque “la Corte está siendo repartida entre los mismos de siempre, nos preguntamos si los mismos van a hacer cosas diferentes por las mujeres”, indago Eguigure.

El problema de la violencia contra las mujeres es que el Estado no ha puesto interés por erradicar los femicidios en el país, mientras exista la impunidad, los asesinos de mujeres se sienten en la plena libertad para seguir matando, porque les han mandado una señal clara de que los femicidios están siendo tolerados, reiteró,  la responsabilidad de los asesinatos de mujeres está en el Estado por su incapacidad de elaborar una política que permita condenar a los victimarios, interpuso la defensora.

“El día de la mujer hondureña seguirá siendo antorcha de Libertad y no hoguera de inquisición”, hicieron un llamado a todas las mujeres a defender sus derechos humanos, “porque con múltiples opresiones, diversas luchas, diversas voces ¡Si la mujer no está, la democracia no va!”