Desde los orígenes de la memoria

0
625
Félix Cesario Padilla

A Berta Oliva, como un homenaje
Por: Félix Cesario Padilla

De unos años hasta hoy, el Congreso Nacional, decretó el 30 del mes de agosto como el día de las y los desaparecidos.- La declaratoria en homenaje a las víctimas del secuestro por escuadrones paramilitares, no fue un voluntariado del poder legislativo, ni mucho menos de las autoridades gubernamentales, fue, en el estricto honor a la verdad las presiones y manifestaciones nacionales e internacionales, hondureñas por hacer prevalecer el respeto a los Derechos Humanos (DDHH) en Honduras.

Por ello no es nada casual que, el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), esté conmemorando este día. -Fieles a la historia, me acuerdo como si fuera hoy, quizá sea por haber sido un secuestrado y desaparecido temporal que guardo memoria en mano, las primeras manifestaciones de las madres y familiares –pocas por cierto- que nos reuníamos, los días viernes a eso de las 9 de la mañana hasta horas de la tarde.

-Guardo en mi memoria los rostros angustiados de madres que reclamaban a sus hijos e hijas, hermanos y familiares secuestrados por el terror  personificado en el 3-16.

Muchas lunas, inviernos, veranos y terror han pasado bajo el puente de la impunidad, sin embargo las mujeres y familiares cada viernes están ahí en la plaza de los desaparecidos, en la plaza La Merced… y como ironía junto al parlamento del poder… Están ahí ellas, las herederas de la memoria, siguen ahí inmutables, serenas, oteando el tiempo, esperando ver o saber que sus familiares regresan empapados de terror y de espanto…

Esas mujeres han guardado memoria de la historia que bien copila una antología del terror…
Siguen ahí, olvidarlo no puedo ni quiero, sus rostros marcados por el tiempo, sus cabellos plateados por la espera larga…

Siguen ahí con sus cabezas cubiertas con garzas blancas que con sus alas les anuda hasta el cuello… He aprendido a respetarlas… amarlas, porque me han enseñado que solo los y las que intentaron lo imposible, conquistan lo increíble, yo y el pueblo las amamos, porque cada Viernes rezan a grito partido “VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS” y porque “DE LOS HECHOS Y LOS HECHORES, NI OLVIDO NI PERDÓN”….

Vaya estas palabras como un homenaje a las herederas de la dignidad y porque si están en la historia estarán en mi memoria.