Defensor de la tierra y de los ddhh es dejado en libertad por falta de pruebas

0
133

Trujillo, Colón.

Por falta de pruebas, el juez Marcos Senén de los Juzgados de Letras de Trujillo en el departamento de Colón, dejó en libertad con medidas provisionales al campesino y defensor de los derechos humanos, Pedro Ulloa, a quien la Fiscalía lo acusa de dar muerte a 11 personas en el 2008.

El pasado 25 de enero Pedro Ulloa participaba en una protesta en la comunidad de la Guadalupe Carney contra el fraude electoral y la dictadura del presidente Juan Orlando Hernández, cuando fue detenido por miembros de la Policía Militar y el Orden Público (PMOP) y puesto a la orden de los tribunales de justicia.

Pedro Ulloa
Pedro Ulloa

La Unidad de Muertes Violentas del Bajo Aguan (UMBIVA) lo acusa de ser responsable de asesinato e incendio en contra de la familia del sub comisionado de policía Henry Osorio, hecho ocurrido en el 2008 en Silín, Colón.

Ulloa, un campesino que ha luchado en la recuperación de tierras en el Bajo Aguán, también es un delegado de la palabra de Dios y un defensor de los derechos humanos en la comunidad de la Guadalupe Carney, padre de 9 hijos y casado desde hace más de 41 años.

Desde que se dio a conocer el fraude electoral con el que se estaba consolidando la dictadura del presidente Juan Orlando Hernández, las protestas a nivel nacional no se hicieron esperar y en multitud la población salió a reprochar el acto más criminal de la violación a la a la Constitución de la República y en respuesta ha recibido fuerte represión violenta por parte de la Policía Militar del Orden Público, dejando como saldo personas muertas, heridas y detenidas.

Ulloa no se pudo escapar a esa detención que hacen las fuerzas al servicio del dictador Juan Orlando Hernández y para silenciarlo le imputan un delito del cual el campesino Isabel Morales conocido como Chabelo, permaneció recluido en la Gran Penal del Porvenir de la ciudad de La Ceiba Siete años y finalmente al no encontrase pruebas contundente de su participación en los hechos que le imputaba de haber asesinado a más de 11 miembros de una familia en Silín en el 2008, en el año 2016 el juez que conoció el caso lo dejó en libertad definitiva.

Ante la crisis política que vive el país, y apoyándose de esa coyuntura de protestas constantes y fuertes en el departamento de Colón, para desarticular el movimiento y ajarle un poco la adrenalina de estar tomándose las vías de comunicación, la UMBIVA lo acusa del mismo delito que le imputaron a Chabelo y del cual no pudieron probar su participación y tuvo que ser liberado de forma definitiva, siete años después de permanecer privado de libertad.

La Fiscalía del Ministerio Público no pudo probar la participación del ofendido en los hechos que le imputa, por lo tanto al juez no le quedó otra de tomar la decisión de dictar sobreseimiento provisional a favor del campesino y defensor de derechos humanos Pedro Ulloa.

El líder campesino y defensor de la tierra y de los derechos humanos expresó que estos días que permaneció recluido la pasó mal, pero se mantuvo tranquilo confiando en su inocencia y en el apoyo de las comunidades.

Durante se desarrollaba la audiencia en los Juzgados de Letras de Trujillo, familiares, amigos y las bases campesinas que están en el proceso de recuperación de tierras en el Bajo Aguán, acudieron a los Tribunales de Letras de Trujillo donde realizaron un plantón para exigir la liberación de su compañero, a quien considera que es inocente de los casos que le imputan, los mismos que mantuvieron Chabelo preso por siete años y al no haber juez pruebas suficientes para sentenciarlos tuvo que dejarlo en libertad.

Chabelo ha presentado a nivel internacional una demanda contra el estado de Honduras porque considera que fue víctima de privación injusta de su libertad, tras haber permanecido siete años en una cárcel y haberse sometido a tres juicios, donde siempre sostuvo su inocencia.

Durante su privación de libertad, trataron de matarlo, perdió un ojo y también tiene dificultades para hablar y además no pudo asistir al entierro de su padre y de una de sus hijas que falleció ahogada.

Por estos mismos delitos la UMVIVBA trata de culpar ahora al defensor de los derechos humanos y luchador de las tierras, Pedro Ulloa, pero una vez presentadas las pruebas, por ambas partes, durante el juicio que se llevó el martes 30, el juez Marcos Senén determinó dictar sobreseimiento provisional a favor del campesino.

Eulalia Calderón, su esposa, con la que lleva más de 41 años de casados y con la que ha procreado nueve hijos, considera a su compañero de hogar un hombre, sincero, responsable, comprometido con su religión y con la defensa de los derechos humanos.

Sus compañeros que permanecieron varias horas en las afueras de los Tribunales con carteles con mensajes de apoyo al líder campesino, están seguro que es inocente y lo consideran un defensor de los derechos humanos y de los campesinos, operador de salud y pacifista.

Ulloa tiene 67 años, es originario de la Unión, Copán, y residente en la aldea Guadalupe Carney del municipio de Trujillo.