Condenamos asesinatos en el marco de la criminalización de la protesta social

0
154

San Pedro Sula

Tras la reciente condena de Cesario Padilla, Sergio Ulloa y Moisés Cáceres, la crisis en la UNAH se ha recrudecido, dejando como saldo actual, 20 nuevas acusaciones penales y paralelamente 20 procesos administrativos, así como la flagrante violación de la autonomía universitaria debido al ingreso y permanencia de policías y militares en sus instalaciones destinados a confrontar, perseguir y reprimir al movimiento estudiantil y a la población universitaria en general, constituyendo una fuente de profunda preocupación e indignación en todos los sectores de la sociedad.

En ese contexto, comparecemos ante la opinión pública nacional e internacional a fin de expresar nuestra preocupación y condenar el lamentable asesinato de Roberto Gómez, padre del estudiante André Gómez quien forma parte de los 20 estudiantes sometidos a procesos penales recientemente en la UNAH, el asesinato de la estudiante del Instituto Central Vicente Cáceres Rebeca Abigail Torres y las campañas de desprestigio en contra de estudiantes universitarios dirigidas por las autoridades universitarias y difundidas en contubernio con los medios corporativos de comunicación del país.
Roberto Gómez, fue asesinado el  23 de junio, en las primeras horas de la mañana en la ciudad de Tegucigalpa. El día anterior a su asesinato, se apostó frente al Juzgado Penal para acompañar la audiencia inicial en contra de su hijo, criminalizado por ejercer el derecho legítimo a la protesta social en la UNAH. El crimen contra Roberto Gómez, no puede ni debe entenderse como un dato aislado, producto de la criminalidad común, ya que a este le antecede el contexto de criminalización y conflicto en la UNAH y su expreso rechazo y condena de los abusos de poder cometidos por la rectoría de la universidad y las instituciones del sector justicia en el país.

Reafirmamos la exigencia de una investigación real del crimen que conduzca a la justicia y verdad integral para las víctimas y para la sociedad hondureña en general, la cual día a día es enlutada por el elevado número de asesinatos, pero sobre todo, por la impunidad que cobija a los autores no solo materiales, sino también intelectuales de los crímenes selectivos de los cuales están siendo víctima los sectores de oposición.  Condenamos también el crimen en contra de la estudiante Rebeca Abigail Torres, con tan solo 15 años de edad, asesinada el pasado 24 de junio.

Exigimos un alto a los asesinatos y a la brutalidad con la que está respondiendo la rectoría de la Universidad, haciendo uso del derecho penal para criminalizar y pretender desarticular el movimiento estudiantil y exigimos respeto y garantía de los derechos a la protesta social y a la libertad de expresión y asociación en la UNAH. No más luto, no más criminalización.

Coalición contra la Impunidad