Concesiones mineras e hidroeléctricas son proyectos de muerte

0
289

Tegucigalpa.

En el mes de diciembre del año 2015, cinco asesinatos fueron perpetrados contra indígenas lencas en Gualinga y El Potrero, pertenecientes al municipio de Santa Elena, departamento de La Paz.

Los testimonios señalan como responsables a activistas políticos del Partido Nacional, funcionarios de la municipalidad de Santa Elena, empleados de la vice presidenta del Congreso Nacional Gladys Aurora y su esposo Arnold López.

El departamento  de La Paz, localizado en la zona central del país, experimenta violencia generada por políticos y grupos de poder que controlan proyectos hidroeléctricos en la zona.

Esto viene a confirmar que los proyectos de concesiones hidroeléctricas impulsadas por el gobierno son “proyectos de muerte” sostuvo a www.defensoresenlinea.com,  el sub-coordinador del Movimiento Indígena Lenca Independiente de La Paz (MILPA), Martín Gómez Vásquez.

“Solo en el 2015 ha habido 5 asesinatos más que todo en el sector de Santa Elena, en el departamento de La Paz, porque ahí Gladys Aurora López (vice presidenta del Congreso Nacional)  y su esposo, quieren construir una hidroeléctrica que va a generar 14 megawatios de energía”, dijo Gómez Vásquez.

Gómez Vásquez señaló que si se hace una comparación con el proyecto que ella misma hizo en San José que solo produce 4 megas, eso quiere decir que lo que va a ir en Santa Elena es tres veces más de potencia generadora.

“No estamos de acuerdo con ese proyecto, ellos llegan a las comunidades a engañar a la gente, a confundir a la gente, a dividir las comunidades, a enfrentarse entre la misma gente, tanto el que está de acuerdo con el que no está de acuerdo, entonces esas cosas son las que no queremos y estamos diciéndolo públicamente que necesitamos que nos respeten nuestros derechos tal y como están considerados en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)”.

El 5 de enero de 2015 fue asesinado Juan francisco Martínez Márquez, miembro de MILPA y que contaba con una finca orgánica. Según la dirigencia lenca Martínez Márquez era un opositor acérrimo a la instalación de mega proyectos en la zona y por esa razón lo asesinaron.

“Lo asesinaron personas que son indígenas también, del mismo pueblo pero que están confabulados o están comprados con otra gente para aplicar estos asesinatos, dijo Gómez Vásquez.

Luego fue ultimado Silvestre Manueles en el punto exacto donde la vice presidenta del Congreso Nacional, Gladys Aurora López pretende construir otra represa hidroeléctrica.

Sobre este caso Martín Gómez Vásquez dijo que lo raro fue ¿quién lo llevó de Gualinga?, ¿cómo lo llevaron?, ¿lo invitaron?, ¿qué anduvo haciendo? para poder llegar a una distancia de 9 kilómetros de distancia y que fuera asesinado en el propio punto. Ahí lo torturaron con saña y con eso lo que quieren dar conocer es que sea una muestra, de que los demás podrían pasar la misma situación; es posible que sean sicarios, no tenemos los datos exactos y hemos puesto la denuncia en la Fiscalía de las Etnias para que se investigue.

En la localidad El Potrero, hubo un enfrentamiento entre miembros del Consejo Indígena que están en contra de los proyectos con personas que respaldan las concesiones. El enfrentamiento se produjo entre personas de la misma comunidad, luego de disputarse un partido de fútbol. Los enfrentados sacaron sus machetes y producto de la pelea resultó muerta una persona y varios heridos.

Más tarde en la comunidad de Cara Imán apareció muerto Alberto Benítez, que al parecer se habría suicidado. “La fuente que tenemos es que se ahorcó porque el alcalde Santa Elena,  Santos Víctor Ventura Vásquez del partido Liberal y un técnico de Catastro, lo estaban presionando para que midiera su tierra, bajo el proyecto de ordenamiento territorial del gobierno, que no es más que una visión del alcalde para sacar dinero a través de impuestos; le miden la tierra y en el sistema le valoran cuánto tiene que pagar”, expresó Gómez Vásquez.

“Ese proyecto nos violenta nuestros derechos indígenas, porque nosotros nacimos ahí, vivimos ahí y somos un pueblo originario que posee títulos comunitarios; entonces por eso no estamos de acuerdo con ese proyecto, por eso los alcaldes buscan las formas de engañar a la gente, confundirlas, comprarlas o criminalizarlas para que acepten el catastro y que midan su tierra”, explicó el dirigente indígena lenca.

Martín Gómez Vásquez agregó que el hermano de Alberto Benítez, José Mártir Benítez también apareció muerto, su cuerpo presentaba quemaduras en sus pies, lo que supone que fue torturado antes de matarlo y luego fue lanzado en una hondonada de una montaña.

El sub-coordinador del Movimiento Indígena Lenca Independiente de La Paz (MILPA), señaló que también recientemente en la comunidad de Gualinga se registró la muerte del joven Javier Vásquez Vásquez, hijo de Gilberto Vásquez coordinador general de MILPA a nivel comunitario en Gualinga y sobrino del coordinador  general de MILPA, Felipe Benítez.

De acuerdo con reportes de MILPA, Javier Vásquez Vásquez fue atacado por personas que posteriormente lo habrían lanzado a un precipicio.

“Entonces el parentesco está muy cercano, por eso lo que nosotros estamos viendo es que hay un interés de querer afectar a los dirigentes de MILPA, pero nosotros hemos realizado actividades de seguridad personal, como no asistir a fiestas o celebraciones, no ingerir bebidas alcohólicas, no andar solos especialmente por las noches, así que de esa forma no han podido agarrarnos, detalló Gómez Vásquez.

“Por eso nosotros protestamos y decimos que no queremos ese tipo de proyectos, y ese es un derecho nuestro de decirlo y no es tampoco un delito; entonces nadie debe reprimirnos o criminalizarnos o enjuiciarnos por hacer este trabajo”, dijo el dirigente indígena lenca.

Gómez Vásquez señaló que la dirigencia de MILPA (Movimiento Indígena Lenca Independiente de La Paz)  lo que hace es defender los derechos humanos, de defensa del ambiente, de defensa de la vida y los bienes comunes. “Nosotros creemos que la defensa del bosque, del agua, el aire, los minerales y el territorio es fuente de vida, por eso lo cuidamos; porque nuestros ancestros vivieron y murieron y nosotros continuamos y continuará nuestra generación”.

“Ya sabemos que los explotadores, los invasores nos dicen que somos revoltosos, izquierdistas, guerrilleros, que somos un montón de cosas, pero en la realidad lo que hacemos es solamente reclamar el derecho, que nos respeten el derecho a la vida, el derecho a la tierra, el agua, el bosque, los minerales, el territorio, el aire y todo lo demás; porque eso es, de acuerdo al Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), propiedad nuestra”, aseguró Gómez Vásquez.

El líder lenca comentó que lo que ellos opinan (políticos y grupos económicos) es que nosotros estamos en contra del desarrollo, pero nosotros decimos ¿cuál desarrollo?, lo que ha habido es una incursión de saqueadores que nos han robado lo nuestro.

“Lo que ocurrió con los españoles que nos vinieron a cambiar los espejos por el oro, ahora ellos lo están haciendo cambiándonos la palabra desarrollo por nuestros minerales y por nuestros recursos que tenemos en la zona”, sostuvo Gómez Vásquez.

Desde mediados del mes de noviembre de 2015 el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH) inició un proceso de acompañamiento y capacitación en derechos humanos con comunidades lencas.