Con restricción migratoria permiten ingreso de defensora internacional de DDHH

0
545
SONY DSC

Por: Sandra Rodríguez

Con tiempo limitado para estar en Honduras, fue liberada la defensora internacional de derechos humanos Irene Rodríguez, quien estuvo casi diez horas detenida en el aeropuerto internacional “Ramón Villeda Morales”, La Lima, Cortés, sin razones explicitas.

Las autoridades de migración justifican la detención supuestamente por que ya había entrado una persona con el mismo nombre, y debían hacer consultas a la Embajada Americana. Que tiene un registro migratorio con varias entradas y salidas al país, y que no tenía permiso de trabajo para estar en Honduras.

La coordinadora general del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), Bertha Oliva, quien ha estado pendiente de la situación de la Rodríguez, integrante de la delegación internacional e independiente de defensores y defensoras de Derechos Humanos “La Voz de los de Abajo”, declaró que estas son formas de coartar la defensoría de personas solidarias con el país.

El hecho que tenga haya venido varias veces al país, mas bien afirma que Irene no tiene ningún interés de quedarse en el país, peor que sea una persona con interés de realizar actos de terrorismo en Honduras, como se les ha señalado a los extranjeros, enfatizó Oliva.

Fueron arduas horas de gestiones con la subsecretaría de Derechos Humanos, hasta que se logró evitar que la defensora de 58 años no fuera enviada de regreso a los Estados Unidos, de donde es originaria.

La detención en la zona de migración es una situación incómoda para la alguien que viene en su condición de observadora de derechos humanos, cuya labor la realiza por compromiso personal. En Honduras ha estado de observadora en los últimos procesos de elecciones y acompañando las audiencias contra el campesino del Bajo Aguán Isabel “Chabelo” Morales, juzgado tres veces por el mismo delito y finalmente liberado tras siete años de prisión.

Otra cosa que resalta con la arbitrariedad contra Irene es que la tienen chequeada. Al aterrizar fue llevaba a una sala de migración, y ya esa situación a cualquier persona le da nervios, y ella aclaró que no viene a trabajar, no viene como consultora, sino un trabajo de voluntariado de derechos humanos.

El COFADEH realiza gestiones para que la defensora deba salir del país como lo tiene estipulado, que es el 29 de noviembre y no el lunes 27 como se lo indicó el Instituto Nacional de Migración. Con estos se espera que la defensora estadounidense no deba enfrentar un ambiente hostil por su labor mientras permanezca en tierra catracha.

Es preciso aclarar que no fue la delegación completa de “La Voz de los de Abajo” que fue detenida, sino, una de sus integrantes. A lo largo de la semana han estado llegando otros defensores y defensoras, pues, por diferentes razones disponen de diferentes tiempos.

Interferencia gubernamental  

Bertha OlivaBertha Oliva no duda que estas acciones arbitrarias y violatorias de derechos sean interferencia de parte del gobierno hondureño. Es una violación a los derechos humanos, por lo que la defensoría la ven como acciones en su contra, además de exclusión, estigmatización, criminalización y expulsión de defensores y defensoras.

La defensoría de derechos humanos es universal, no tiene fronteras, porque yo no puedo ser en mi tierra defensora de derechos humanos y en otro país violadora de derechos humanos y eso debe entenderlo los gobiernos que no están a favor de la defensa de los derechos humanos. Debemos movernos a todas partes donde haya violaciones a los derechos humanos como acto de solidaridad, finalizó Bertha Oliva.

La Voz de los de Abajo, se conforma por defensores y defensoras de diferentes ciudades de EEUU, en favor del respeto de los derechos humanos, y en esta ocasión asisten como observadores de DDHH durante las elecciones hondureñas que se realizarán mañana 26 de noviembre.

Previo a la detención defensora Irene Rodríguez, varias personas fueron también restringidas en sus funciones en el marco del proceso electoral como periodistas, y en el caso del grupo musical venezolano “Los Guaraguao”, fueron retornado a Sudamérica después de unas 20 horas de retención.