Caso Sequeira: Un falso testimonio se produjo en tercer día del juicio

0
308

Siguatepeque, Comayagua.

Por Marvin Palacios
En el tercer día del juicio contra un oficial y 7 agentes policiales que torturaron y ejecutaron a  Mario Sequeira en un hecho vergonzoso acontecido en 2010, un testigo incurrió en falso testimonio, desestabilizando la estrategia de la defensa de los imputados.

El testigo protegido identificado como H10 brindó declaración en Audiencia Inicial el 13 de septiembre de 2010. En aquella oportunidad el testigo que estaba preso por robo en una celda de la Jefatura Policial de Siguatepeque, narró los hechos cuando los agentes policiales torturaron a Mario Sequeira y los vejámenes a que fue sometido antes de morir por estrangulamiento,  según el dictamen forense.

El testigo protegido que incurrió en falso testimonio
El testigo protegido que incurrió en falso testimonio

Sin embargo, este miércoles 14 de junio al momento de declarar, cambió su versión de los hechos al expresar ante el Tribunal de Sentencia que él no escuchó, ni vio nada y que tampoco conoció a los policías que estuvieron de guardia la noche del 2 de junio de 2010.

La identidad del testigo H10 fue revelada y se dentificó como Rubén Márquez quien presentó una declaración en la Secretaría del Tribunal de Sentencia, en abril de 2014, expresando que renunciaba a la proteccion del Estado y que no quería saber nada del juicio.

La Fiscalía de Derechos Humanos y el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH ), en su condición de acusador privado, expresaron enfáticamente que Rubén Márquez había incurrido en falso testimonio, que según la ley se castiga con una pena de hasta 6 años de reclusión.

La Fiscalía de Derechos Humanos incluso solicitó al tribunal, la detención del testigo, sin embargo los jueces a pesar de reconocer que hubo falso testimonio, cuestionaron la forma en que el ente acusador formuló la petición, en consecuencia el ex testigo protegido que pasó a ser después,  testigo de la defensa, quedó en libertad.

En esta audiencia resaltó el protagonismo de Benjamin Lavaire, abogado defensor del comisario Nazir López Orellana, quien llamó como testigos  al ex comandante del uerpo de Bomberos de Siguatepeque, Alberto Varela Molina, al ex alcalde municipal de esta ciudad, José Eduardo Oseguera y al  técnico electricista, Martín Arístides Contreras, para tratar de reforzar la tesis de que su defendido, no estuvo en la estación policial, la noche en que ejecutaron a Mario Sequeira.

Por otro lado el desempeño del resto de abogados defensores de los policías de escala básica e investigadores, no ha sido tan contundente para demostrar la inocencia de los agentes policiales.

Sin embargo serán los jueces del Tribunal, los que valorarán los testimonios, las pruebas documentales y periciales, para determinar la responsabilidad de los imputados.

El caso Mario Sequeira, fue promovido por la Fiscalía de Derechos Humanos del Ministerio Público y por el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), en su condición de acusador privado, y establece que Sequeira murió producto de las torturas a las que fue sometido por agentes policiales y en presencia del jefe de dicha delegación, comisario Nazir López Orellana, quien no hizo nada para detener las graves violaciones a derechos humanos cometidas en contra del ciudadano.

Aparte del comisario Nazir López están acusados los policías Carlos Francisco Verde, Eduardo David Salgado, Edwin Hernández del Cid, Alfredo López Pérez, Carlos Roberto Palma, Mónico Aguirre, Carlos Alberto Nolasco y Héctor Elvir Corea (ya fallecido), por considerarlos responsables de los delitos de abuso de autoridad, tortura y homicidio.

Además el Comisario Nazir López Orellana, Alfredo Pérez López y Edwin Hernández del Cid, están acusados por suponerlos responsables del delito de violación de los deberes de los funcionarios públicos en perjuicio de la administración pública y de Mario Sequeira.

En horas de la noche se llevó a cabo la reconstrucción de los hechos y el tribunal citó a las partes para que formulen sus conclusiones, el próximo viernes 23 de junio del año en curso.