Campesinos denuncian amenazas de desalojo en Salado Lis Lis

0
558
Foto Archivo

Tegucigalpa.

Por Sandra Rodríguez
Miembros del Grupo Campesino de Salado Lis Lis, en el Litoral Atlántico de Honduras, que habitan en unas tierras desde hace siete años, denunciaron este día amenazas sobre un posible desalojo, sino aceptan ser llevados a otro lugar que desconocen.

Esas tierras, según algunos campesinos, les fueron dadas por el Instituto Nacional Agrario, INA, y son sus mismas autoridades, locales y nacionales que los quieren sacar de allí con engaños.

Hay un grupo de 45 familias que aceptó ser reubicado, pero porque tienen miedo y temor a las amenazas, pero 65 familias no piensan irse sino les dicen a donde o bajo qué condiciones están las otras tierras, además que les paguen los bienes que tienen en Lis Lis, pues los han obtenido con mucho esfuerzo.

Temen las amenazas vertidas por representantes del INA, expresó una campesina, pues les han dicho que, al ser reubicada una parte de las familias, llegarán elementos de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional, FUSINA, a desalojarlos. Esto lo manifestaron en una reunión general que tenían los afiliados ocho empresas campesinas, llegaron personas del INA, agregaron.

“No somos delincuentes, no robamos, no asaltamos, no andamos vendiendo estupefacientes”, manifestaron con preocupación los afectados.

Los y las campesinas en defensa de la tierra de Salado Lis Lis, no comprenden la actitud que asume el INA, “más bien tiene que estar a favor de nosotros”, afirman.

En esas tierras, a la orilla de la playa, hay plantada palma africana, coco y mangle, pues parte de su trabajo lo dedican a proteger la fauna y flora, del municipio de Jutiapa, departamento de Atlántida.

Con esta actitud, los funcionarios públicos buscan un desalojo voluntario y que nos vallamos con las manos vacías, expresaron.

Las tierras que habitan actualmente estuvieron concesionadas para una compañía bananera durante un siglo, y ahora son de otra empresa, aunque este es un sobretecho otorgado por el entonces ministro del INA, César Ham, en el gobierno anterior, según relatos de los campesinos.

En el año 2002 hubo un desalojo violento y mataron a tres compañeros, y dos resultaron heridos, se supuso responsables a guardias de seguridad privada, a partir de eso el INA les ofreció otra tierra, pero tenían dueño y fueron desalojados un año después, y ese es el temor que enfrentan ahora.

En el 2010, 450 familias iniciaron este proceso de recuperación de tierras, hubo un desalojo pacífico en el 2011, tres meses después volvieron a las tierras, que mide unas 554 manzanas de tierras.

Los y las campesinas, declararon que no han empezado a pagar la tierra que habitan, porque sólo se les hizo la adjudicación, sin llegar a una negociación.

En Honduras hay al menos 300 mil familias campesinas sin tierra para trabajar. Se han reportado desalojos violentos y más de cinco mil criminalizaciones por exigir este derecho.