Campesino del Aguán denuncia al estado hondureño ante CIDH

0
352

San Pedro Sula.

José Isabel Morales, el campesino conocido como “Chabelo”, presentó una demanda contra el Estado de Honduras porque fue víctima de privación injusta de su libertad, tras haber permanecido siete años en una cárcel y haberse sometido a tres juicios, donde siempre sostuvo su inocencia. “No soy asesino, soy un campesino, labrador de la tierra”, repetía permanentemente.

A Chabelo Morales, miembro del Movimiento Campesino del Aguán MCA, el Ministerio Público lo acusó de ser el supuesto responsable de diez asesinatos, un homicidio, una tentativa de asesinato, incendio agravado y robo agravado, en los hechos ocurridos en un enfrentamiento entre campesinos y guardias privados de seguridad del alto jefe policial Henry Osorto Canales, en una propiedad del terrateniente, ubicada en Silín, Colón.

Tras su captura en octubre de 2008, Morales fue llevado en helicóptero hacia la Granja Penal de La Ceiba, desde donde enfrentó los tres juicios hasta que un tribunal independiente lo declaró inocente en octubre 2015.

El caso de Chabelo, es uno entre los más de 5 mil de campesinos y campesinas que se ventilan en el sistema de justicia nacional, pero que duermen el sueño de los justos porque no han contado con una estrategia legal y un acompañamiento social permanente, como ocurrió con José Isabel Morales.

Mientras Chabelo Morales estaba privado de libertad, sufrió un accidente laboral cuando limpiaba la yarda cumpliendo una tarea asignada, esto le provocó la pérdida de la visión en su ojo derecho y una limitación del habla.

Ya en libertad, Chabelo Morales decide presentar una demanda contra el Estado de Honduras, porque perdió siete años de su vida pagando una condena por un delito que no cometió y porque se le violentaron sus derechos.

Para el equipo jurídico del ERIC y la Clínica de Derechos Humanos de la Universidad de Los Ángeles, California, este caso es emblemático, porque evidencia la debilidad del sistema de justicia que solo muerde a los descalzos, por esa razón asumen el litigio internacional.

Con la demanda presentada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, Chabelo Morales y los litigantes esperan que el Estado se comprometa ante la comunidad internacional a corregir las fallas en el sistema judicial para que éste hecho nunca se vuelva a repetir demostrando así una decisión firme de lucha contra la impunidad.

Primer juicio. Omar Menjívar, miembro del equipo de abogados de la defensa de Chabelo, sostuvo que desde el primer juicio “no hubo pruebas contundentes en contra del campesino”, y a pesar de desestimar 10 delitos, finalmente en el año 2012, un Tribunal de Sentencia de Trujillo, condenó a Chabelo Morales a 20 años de prisión, por el asesinato de Carlos Manrique Osorto, sobrino del alto jefe policial.

La decisión fue apelada en un recurso de casación. Casi un año después la Corte Suprema de Justicia, confirmó que al campesino se le había violentado su derecho a la presunción de inocencia, por lo que anuló la sentencia condenatoria y mandó a repetir el juicio.

Segundo juicio. Del 27 de enero al 7 de febrero de 2014 se repitió el juicio ante un Tribunal de Sentencia de Trujillo, que en todo momento fue hostil con la defensa de Chabelo, y en muchos momentos “violentó el principio de contradicción y el derecho a la defensa del campesino”, recordó Menjívar.

Al término del segundo juicio, Chabelo fue condenado a 17años y 6 meses de prisión. Nuevamente la defensa técnica del campesino, presentó un recurso de casación ante la Corte Suprema de Justicia, con la esperanza que se enmendaran los errores cometidos por el Tribunal y se dejara en libertad al campesino. La decisión fue repetirlo.

Tercer juicio. Del 28 de septiembre al 21 de octubre de 2015, con un nuevo Tribunal de Sentencia, Chabelo fue escuchado en libertad y las pruebas que demostraban su inocencia, fueron tomadas en cuenta.

A las 2:30 de la tarde del miércoles 21 de octubre la terna de jueces compuesta por el abogado Felipe Speer, presidente del Tribunal, la abogada Waldina Padilla, y el abogado Carlos Sabillón emitieron el fallo en el que declaraban sentencia absolutoria para el luchador agrario. Finalmente Chabelo Morales, estaba libre.