Campesina pierde bebe como resultado de brutal desalojo

Esta es la parte del subtitulo

0
211

Tegucigalpa.

María Emérita López de 29 años estuvo 22 días en la penitenciaria de Marcala, fue golpeada, gaseada con bombas lacrimógenas y detenida en el desalojo del pasado 17 de julio en la comunidad de Planes, Santa María, departamento de La Paz.

En el momento del hecho López tenía cuatro meses de embarazo, con su bebe en su vientre soporto la incomodidad del pequeño cuarto que compartió con otras mujeres, comía al lado de un servicio implementado en la misma habitación, sin cama para descansar, solamente en el frio suelo donde todas agarraban un rincón para dormir, además sin una cobija que la protegiera del frio de la madrugada.

López informo que doce días después que saliera de la cárcel con medidas sustitutivas, la embargo la tristeza al darse cuenta que su pequeño retoño no abriría sus ojos jamás, porque fue asesinado aquel día en que los policías la golpearon, el chichi inhalo los tóxicos gases lacrimógenos y las condiciones inhumanas en prisión.

El día que las defensoras intentaron tomarle testimonio a López de los sucedido, empezó a narrar lo sucedido, pero cuando llego a la parte en que tenía que mencionar a su bebe no nacido, su voz empezó a quebrarse e irrumpió en inconsolable llanto.