Bertha Oliva plantea grandes desafíos a los medios comunitarios de Honduras

0
202

Tegucigalpa.

Por Marvin Palacios
Desarrollar una estrategia común, establecer una cobertura de contenidos encadenados, articular proyectos de comunicación a largo plazo, abandonar los feudos y el culto a la personalidad, fueron entre otros, los grandes desafíos planteados por la Coordinadora General del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), Bertha Oliva, a las organizaciones sociales que integran, la Asociación de Medios Comunitarios de Honduras (AMCH).

El mensaje de Bertha Oliva, reconocida defensora de derechos humanos y comunicadora por excelencia, se produjo durante un conversatorio con los comunicadores y comunicadoras sociales, en el marco del Encuentro Nacional por el Derecho Humano a la Comunicación, desarrollado el 21 de abril en esta capital.

La Coordinadora del COFADEH expresó inicialmente que las radios y las televisoras comunitarias que hoy tenemos en distintos puntos del país no han sido una concesión desde arriba, ellas han nacido a pulso desde abajo. Son frutos de la conciencia colectiva, de la vivencia concreta de un derecho colectivo; el de la información y la libre expresión.

Bertha en conversatorioLos medios comunitarios – incluyendo los propios que el Cofadeh fundó, el periódico digital defensoresenlinea.com y el programa de radio “Voces contra el Olvido”, nacieron a mi juicio por tres razones fundamentales: “ Existe en la sociedad hondureña un déficit real de libertad de expresión. la población general no está visible en esos medios tradicionales que tenemos hace 60 años. Esos medios son de Tegucigalpa y de San Pedro Sula, y publican en sus periódicos y difusoras sólo a sus anunciantes, a sus partidos, a sus religiones, a sus policías, a sus empresarios, a sus delincuentes si así lo queremos decir. Todos los días. El resto de la comunidad decora la pobreza y derrama sangre, solamente.

La segunda razón a mi juicio, es que existe en esta sociedad un desbalance de poderes en la propiedad de los medios de comunicación que afecta seriamente el acceso público a la información útil, apuntó Oliva.

Y señaló que “no me refiero a la información verdadera como le gusta decir a una gente, me refiero a la información que sirve para tomar decisiones. Eso no es posible en lo que tenemos, aquí los medios son de católicos y evangélicos, son de los dueños de marcas y patentes de la industria farmacéutica, son de liberales y nacionalistas. Son del patrón como diría Mario de Mezapa”.

Oliva dijo que son inclusive medios de las nuevas organizaciones del crimen organizado. Esos poderes son una estructura de desinformación y constructores del miedo. Ellos controlan la colectividad con sangre,  con muerte. y eso no es inocente ni casual. Eso es bueno para vender autoritarismos, militares y esos credos mercantiles y somníferos que dañan a este pueblo. Esos medios crearon las condiciones del golpe de estado.

Bertha Oliva habló también a los comunicadores y comunicadoras de los 4 grandes desafíos que debe enfrentar la AMCH, en el contexto actual y a futuro.

Promover un modelo de comunicación alternativo que cuente las victorias comunitarias

Transmisión en vivo de la RDS radioEl primero de ellos es que hay que cumplir con los formalismos técnicos, financieros y estéticos que exige un estado decadente y perdido como el  nuestro, o cumplir con las exigencias de la ética comunitaria del buen servir, el auto control del lenguaje y el compromiso social acompañante, no de palabra.

El segundo desafío que tiene que ver con seguir el modelo del muerto del día, la agenda secreta de las agencias de publicidad o la pauta publicitaria del que paga, o promover un modelo de comunicación alternativo que cuente las victorias comunitarias, la alegría de la gente y las luchas que convocan, y que se financia con la colaboración directa de la audiencia y los pequeños y medianos negocios que no se pelean por ser inscritos en el Cohep… unos medios que no imitan a Tegucigalpa ni a San Pedro Sula. Unos medios que crean su agenda informativa y editorial.

Como tercer desafío la reconocida defensora de derechos humanos citó lo siguiente: “O los medios comunitarios que hemos creado asumen una cobertura de contenidos encadenados en los territorios en base a propuestas e ideas comunes, o terminan siendo pequeños feudos sin influencia ninguna, convertidos en golondrinas volando solas y siendo presas fáciles de los cazadores de frecuencias que están entre los lobistas eclesiales y políticos de oficio”.

Y como cuarto desafío Bertha Oliva señaló que el desafío principal es cómo las organizaciones de desarrollo, de base comunitaria, las organizaciones defensoras de derechos humanos, los movimientos culturales, los movimientos sociales, nos juntamos a convenir en serio una forma de articulación de nuestros proyectos de comunicación con mirada de largo plazo para poner en práctica nuestra visión diferenciada de la sociedad del futuro. Como amigos, como socios, como contrapartes y como compañeros.

El derecho a la información, la libertad de expresión y el derecho a la comunicación fueron los grandes convocantes  en El Encuentro Nacional por el Derecho Humano a la Comunicación organizado por la Asociación de Medios Comunitarios de Honduras (AMCH) que cuenta con 36 organizaciones socias de varias regiones del país y que fue fundada el 6 de junio de 2013.

En la jornada participaron también el representante de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH), Félix Daniel Gómez,Teresa Orozco de Cultural Survival, José Coto de Trocaire, Carlos Enamorado, presidente de la AMCH y Aminta Navarro del Foro Dakar, entre otros invitados especiales.

Al encuentro asistieron comunicadores y comunicadoras de las radios comunitarias: Taragual, La Voz de las Mujeres, Morazanista, Elempira, Maya Chortí, Chuñas, La Voz de Puca, ODECO, Orquídea, RDS radio, entre otras.

Esta última la RDS radio 88.9 FM, la radio comunitaria de Tegucigalpa, transmitió en vivo, a través de internet, con excelentes voces de locutores y locutoras, y con un formato dinámico y alegre, el desarrollo de la primera jornada del encuentro.