Berta Cáceres la mujer que está en cada bosque, en cada río, en cada vida

0
382

Tegucigalpa.

Por Marvin Palacios
La Coordinadora General del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), Bertha Oliva al recordar a la dirigenta indígena lenca Berta Cáceres Flores, asesinada por sicarios el 2 de marzo de 2016,   dijo que hoy es un día para los que creemos en la vida después de la muerte, porque Berta Cáceres Flores está en cada bosque frondoso, en cada río caudaloso y en cada vida.

“Es un día para recordar a cada momento, pero no para rencores y crear perversidades, sino para edificar la memoria de una mujer magistral, de una mujer que vino a este mundo y que desde muy temprana edad empezó a vibrar con el dolor, con el sufrimiento, con el sentimiento y empezó a entender que el pueblo hondureño, su pueblo lenco tenía que se acompañado para mejorar las condiciones de vida”.

Oliva señaló que el sentir de Berta Cáceres Flores causó tantas incomodidades para los grupos de poder, pero lejos estaba cualquier gente con mente sana de pensar que en una fecha como hoy, iba a haber una acción tan maquiavélica para apartarla del quehacer, del agite, de la protesta y de la propuesta que hacía Berta Cáceres.

“Esta acción de recordar debemos verla como una acción de vigilia permanente, creo que en el planeta Tierra todos estamos recordando esta fecha, unas la recordamos con dolor, otras la recordamos con amor, otras con esperanzas, otras tantas con indignación, porque ya no la tenemos físicamente, pero sabemos que ella no nos ha dejado”, resaltó la coordinadora del COFADEH.

Porque el hecho que permanezca en el imaginario colectivo del planeta, es porque nuestra Nobel verde ha decidido no irse, nuestra Nobel verde ha decidido acompañarnos y es como tenerla en vida después de la muerte y yo sí creo en eso, dijo Oliva.

La reconocida defensora de derechos humanos expuso que se equivocaron aquellos que gastaron tanta plata, los que diseñaron y echaron a andar el plan maquiavélico para hacer desaparecer a Berta.

“Siento que hay dos cosas que no se imaginaron con la respuesta mundial que hubo al hacer esto, pero creo que Berta Cáceres Flores tampoco se hubiera imaginado de la respuesta mundial. Es impensable que a un año la gente siga con el dolor, siga con el clamor, siga con la demanda y con la exigencia, y hoy me imagino yo que si tienen algún pequeño pensamiento claro y limpio los que diseñaron el plan de asesinato de Berta, han de estar arrepentidos”, sostuvo Bertha Oliva.

Oliva señaló que es preferible que ya los hubieran declarado responsables y culpables y no estar escondidos entre las sombras pensando que en algún momento se les puede descubrir su participación intelectual y directa en el asesinato de ella.

“Esto no deja de ponernos a nosotras en alerta porque viendo la lógica de los que no mueren y Berta es una de ellas, es más uno va viendo cómo planificaron su muerte violenta, que lo hicieron tan bien para que la fecha de su nacimiento (4 de marzo) coincidiera con su muerte física; pero lo que no han podido matar es su legado; y eso va a estar acá, nadie de las que la conocimos estamos dispuestas a que su lado se quede sin ningún fruto”, resaltó.

Sentimos la obligación moral, afectiva, política y la determinación de continuar con lo que ella había emprendido, porque Berta Cáceres era una mujer poderosa, no para actos maquiavélicos como hacen las mujeres que tienen poder en nuestro país, que construyen miedos y odios y que son capaces de fabricar muertes, asesinatos y desapariciones, que son capaces de someter a los reclamantes a las más crueles y agonías, no; Berta era una mujer que hablaba al pueblo, hablaba al mundo como: compitas, compas.

“Recuerdo una de las últimas veces que estuvo aquí en la oficina, porque ella era muy respetuosa, pudimos haber tenido diferencias, pero las diferencias eran quizás muchas, pero a la vez mínimas y una de las últimas veces que estuvo aquí y que bajamos las gradas me dijo: “Doña Bertha está perra la situación, está cachimbiada la cosa”.

Así era ella, siempre la miraba a una a los ojos y decía frases como las que digo, pero al mismo tiempo también decía: “Está cachimbiada la cosa, pero hay que seguir, yo tengo que seguir, nosotras tenemos que seguir”. Y luego se despedía con una sonrisa diáfana y me decía: “Cuídese Berthita”.

“Yo sabía que estaba ante una mujer de convicciones, una mujer muy respetuosa, conmigo siempre era una plática de altura, ella colocaba sus preocupaciones sobre lo que estaba pasando, colocaba sus preocupaciones sobre las necesidades que estaban enfrentando, era una mujer preocupada por la ausencia de justicia; era una mujer que se afanaba realmente por mejorar las condiciones de vida de su pueblo, así que era una mujer a tiempo completo”, destacó Oliva acerca de Berta Cáceres flores.

Oliva resaltó que Berta Cáceres Flores está en cualquier parte del mundo, “si usted va en la carretera y se encuentra con bosques frondosos, se encuentra con ríos con abundante agua, de quien nos acordamos es de Berta Cáceres, porque ella surcaba esas montañas, cruzaba esos ríos, que adoraba con la espiritualidad de sus ancestros todo lo que era la naturaleza, así que una está con ella hoy, porque ha sido un día para recordarla”.

La Coordinadora del COFADEH instó al pueblo hondureño y a las naciones que debemos apropiarnos de su potencia, de su decisión y del coraje que tenía para impulsar lo que ella deseaba, que era mejorar las condiciones de vida no solo del pueblo lenca, sino del pueblo hondureño.