Atacan nuevamente al COPINH, cuando va en busca de justicia al Ministerio Público

0
325

Tegucigalpa.

Por Sandra Rodríguez
Hoy se ejecutó un brutal desalojo de parte de policías antimotines, contra un grupo de indígenas lencas que se manifestaban pacíficamente frente al Ministerio Público, MP, de Tegucigalpa.

El Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, convocó a una  movilización social donde participaron indígenas Lencas y Garífunas, saliendo desde la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, UNAH, a eso de las 9:30 de la mañana, hacia el MP, para solicitar una investigación imparcial en el caso del asesinato de la su coordinadora y defensora de derechos humanos Berta Cáceres Flores, la cancelación del proyecto hidroeléctrico Agua Zarca, la desmilitarización de la zona, y que no haya más persecución contra los y las defensoras indígenas.

pascualitaAl mediodía, cuando estaban frente a las instalaciones del MP, un contingente policial anti motines, atacó a mansalva a los y las manifestantes, rociándolos desde una tanqueta agua que contiene químico irritante y tóxico, así como bombas lacrimógenas, que hicieron caer primero a las mujeres mayores como doña Pascualita Vásquez, una octogenaria y presidenta del consejo de ancianos- Lenca; otros muy afectados fueron los niños y niñas incluso bebés, quienes con solo la presencia de los uniformados no contuvieron el llanto.

Poco a poco avanzó la tanqueta, junto a un cordón policial que iba empujando y golpeando a los y las manifestantes, quienes buscaban cualquier espacio para huir del ataque, sin embargo la persecución continuó. Hubo más lanzamiento de gases por el bulevar Morazán, hasta los predios del Hospital San Felipe, en el bulevar Los Próceres, aproximadamente un kilómetro de persecución y desesperación ante la falta de diálogo.

Unos minutos antes del ataque, se solicitó a los manifestantes que desalojaran la calle, pero quienes obstruían el paso era una línea policial y atrás una tanqueta, Roberto Cáceres, hermano de Berta, coordinadora del COPINH, asesinada en marzo pasado, solicitó a los y las presentes que se hicieran a un lado, siendo la minoría de los asistentes, para que quedara libre el paso vehicular, cuando de repente inició el ataque.

Adán Reyes, oficial a cargo de la operación, afirmó que este no es un ataque, sino una acción policial de desalojo, así mismo declaró a medios de comunicación que solo siguen un protocolo establecido, pero negó el uso excesivo de la fuerza y la falta de diálogo.

El ataque duró más de 40 minutos, no se reportaron detenidos, pero si golpeados como el defensor de derechos humanos Carlo Jiménez, del Comité por la Libertad de Expresión, C-Libre, muchas personas dispersas en una ciudad que es en su mayoría desconocida.

Esta no es una simple acción policial, sino que se puede ver un hecho premeditado, declaró la defensora de DDHH Karla Lara, quien quedó en medio de los gases lacrimógenos al ayudar a levantarse a una mujer desmayada y consolar a su hijo menor que se sentía desprotegido.

Es condenable que se use la fuerza desproporcionada de parte de la policía, y nuevamente un ataque al COPINH, al lado del pueblo garífuna, pueblos que defienden los bienes comunes que son de todos y todas, hemos presenciado escenas muy duras de miedo, y nos damos cuenta de nuestra condición humana vulnerable, afirmó Lara.

Bertha Zúniga Cáceres, lideresa del COPINH, e hija de los defensores de DDHH Berta Cáceres y Salvador Zúniga, afirmó que continuarán las demandas de justicia, que los ataques no los detendrá, y exigirán que se investigue el asesinato de su madre, su opocion es a la impunidad, pues seguirán denunciando las irregularidades en el caso e instan a una comisión investigadora independiente.