Activistas hondureños denunciaron violación a los derechos humanos

0
353

Honduras.

Tomado de segundoenfoque.com
Bertha Oliva, coordinador del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh), denunció que “los derechos humanos en mi país atraviesan por uno de los peores momentos”.

A la fecha han asesinado a 120 líderes en Honduras desde el 2010. Esa situación convierte a esa nación en un país donde se violan los derechos humanos y los afectados la comparan con los escenarios vividos durante la década de los años 80, donde hubo desapariciones forzadas de activistas involucrados en asuntos humanitarios.

Oliva declaró que “en la década de los años 80 hubo 184 desapariciones de agrupaciones que tenían cercanía con el Gobierno de Cuba y el Frente Sandinista de Nicaragua, los cuales fueron asesinados por los escuadrones de la muerte, a través de una política de seguridad promovida por el Estado”.

Actualmente “desde el Estado se persigue a los activistas y/o defensores en derechos humanos, de la tierra, ambiente, entre otros. Mientras que desde 2010 han sido asesinados 120 activistas. Nosotros corremos riesgos en la defensa de los derechos humanos”, dijo Oliva.

Esas declaraciones fueron ofrecidas por Kyte al terminar un foro en televisión, donde manifestó que fue agredido por personas afectas al Partido Nacional (PN) que representa la derecha del Gobierno, pero que afortunadamente no sufrió lesiones física, gracias a la intervención de Silvia Lavagnoli, representante de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, ubicada en Tegucigalpa.

La semana pasada fue agredida una defensora de los derechos humanos de la organización británica Global Witnees.

La agresión a Kyte pudo haber sido originada por un informe que presentó a través de Global Witness, donde denunció el apoyo que reciben las élites políticas y empresariales para asesinar a los ciudadanos de las comunidades que se oponen a sus proyectos por considerarlos una amenaza para el medio ambiente. Las agresiones, según el documento, son cometidas presuntamente por las fuerzas estatales.

Pese a ello en Honduras todavía no ha sido aprobado el Examen Periódico Universal (EPU) del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, con sede en Ginebra. Sin embargo sí fue posible desde diciembre de 2010 abrir una Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos a petición del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández.